Ciudad |

Buenos rindes en los primeros lotes de trigo en el departamento Gualeguaychú

Hasta el domingo a la tarde las cosechadoras trabajaron a full en la mayor parte del territorio provincial en la trilla del cereal. ElDía dialogó con dos prestadores de servicios en un campo ubicado, camino a Urdinarrain, a la vera de la ruta 20.

Diego y Orlando Folmer, son primos y socios de Colonia el Potrero, trabajan campos propios y realizan servicios de cosecha. Al momento de la nota, el domingo por la mañana, preparaban la cosechadora para terminar las pocas hectáreas, de un total de cien, que les restaban.

El trigo, variedad nogal ciclo largo, “está arrojando rindes que promediaban los 3.300 kilos, con un poco de fusarium, el golpe blanco o fusariosis de la espiga es una enfermedad ampliamente difundida y de alto riesgo en las áreas trigueras, fue menor a lo esperado y no impactó tanto en los rindes”, explicaron los chacareros de 38 y 39 años, respectivamente.

trilla de trigo dos.jpg

“Algunas heladas tardías complicaron el desarrollo del cereal, pero lo que más afectó fueron algunas precipitaciones y un exceso de humedad”, agregaron. Además, se refirieron a la situación económica, señalaron que tienen que “cuidarse en los gastos, sacar bien las cuentas y siempre buscándole la vuelta para seguir en la senda”.

“El campo siempre apuesta a futuro, pese a que las tarifas que nosotros percibimos son bajas, porque en su momento se fijaron en un precio que con el correr de los días, por la inflación, quedó planchado. Además el combustible experimentó varias subas. Por otro lado, los repuestos de la maquinaria agrícola y los implementos están en dólares y esto repercute en los números finales”, indicaron.

“Si la moneda americana te sube a mitad de campaña pega mucho en la tarifa y en la rentabilidad que podemos obtener”, sintetizaron al respecto.

trilla de trigo.jpg

Los Folmer trabajan con una Case 2388 con una plataforma de 30 pies y unos 10 años de uso. “Hasta ahora nos ha respondido satisfactoriamente”, aseguraron. En cuanto a los gastos de combustible, consume unos 11 litros por hectárea, dependiendo de lo que pueda marchar y el rinde. Si el mismo es mayor, la máquina consume un poco más, dado que se tiene que marchar un poco más lento. El promedio, en trigo, que realizan por día es de 50 hectáreas.

Los colonos, como se denominaba a quienes sembraban y cosechaban, pasan sus días en la campaña en una casilla que tiene sus años. “Hace diez años que pudimos comprar nuestra propia maquinaria y dedicarnos a un rubro que demanda mucho esfuerzo. Los días de alta temperatura se hicieron sentir, ya no tenemos un árbol cerca, pero estamos acostumbrados”.

Diego y Orlando coincidieron en que hacer agricultura “es apostar permanentemente contra el clima, los mercados y las políticas agropecuarias, pero es lo que sabemos hacer, lo que nos gusta, nuestra forma de vida”.

Dejá tu comentario