Ciudad |

Carlos Damasco: "La rehabilitación de comercios es algo descabellado"

El ex presidente del Centro de Defensa Comercial y del Consejo Provincial destacó que el Decreto Nº 2772 es "descabellado". Opinó que no ve mal que los que no lo están, cumplan con todos los requisitos para ser habilitados.

“La preocupación de los comerciantes aumentó con la puesta en vigencia, a partir del mes que viene, del Decreto Nº 2772/2017, el cual determina la caducidad de todas las habilitaciones vigentes”, relató Carlos Damasco. Y recordó que “se ha pedido prórroga al Municipio”. La última fue el 20 de mayo y vence el 29 de noviembre, razón por la que “nos movilizamos y tomamos medidas como la del sábado, cuando apagamos las luces de nuestros locales, aunque algunos comerciantes no lo pudieron hacer debido a que tenían clientes en su interior a esa hora”.

De todas maneras, Damasco calificó a la medida de “contundente”. Y aclaró que “los únicos que no acompañaron fueron nuevos emprendimientos que no son de la ciudad y del país”, en referencia a las tiendas de origen boliviano y los bazares chinos que se multiplican en el centro de la ciudad.

“Hasta las grandes cadenas comerciales se sumaron a la iniciativa, quedando buena parte del centro sin la iluminación de locales comerciales que la caracterizan. Logramos juntarnos y hacer algo en conjunto, cuando todo era muy individual en el comercio local”, rescató. Y remarcó el rol del Centro de Defensa Comercial e Industrial, que “ha cobijado al comerciante y se ha hecho eco de los reclamos, para que el Municipio derogue este decreto que es de esta gestión”.

El representante sectorial no ocultó su molestia por el plazo de las habilitaciones. “Una vez que está todo en regla y el local funcionando, no se debe volver a rehabilitar con plazos diferentes, acorde al rubro de cada comercio e industria”, como va a pasar, una vez aplicado el decreto, cada cuatro y dos años, dependiendo de cada rubro.

“Si el decreto busca regularizar la situación de todos aquellos comercios que no están en regla e inscriptos me parece perfecto, pero seguimos oponiéndonos rotundamente al tiempo de caducidad de las habilitaciones. Para que se entienda: una vez que habilité mi negocio, en mi caso en el 2000, no es posible que me obliguen a rehabilitarlo cada cuatro años, presentando una serie de papeles luego de contratar a profesionales para que avalen los mismos. Es una locura, máxime en los tiempos que corren, comenzar de cero, cuando ya estoy pagando una tasa para que vengan a inspeccionarme, y si lo estoy haciendo es porque estoy habilitado”, se quejó.

Por último, Damasco dijo queel Municipio debería poner el énfasis “en salir a la calle, dar con todos aquellos que ejercen actividades ilegales, y tratar de que ingresen en una actividad formal con todas las de la ley”. Ya que “todos los comercios tienen que estar habilitados formalmente, porque no hay peor cosa que la competencia desleal”.

“En el caso del sector automotor, vivimos quejando en la cámara que nos agrupa y haciendo denuncias contra todos aquellos que venden con un tarro en la calle, con tres o cuatro autos en un garaje no tributando impuesto alguno”, se quejó. Y aseguró que “de esta situación se sale reuniéndose todas las partes, comerciantes, Centro de Defensa Comercial y Municipio, para que el intendente Martín Piaggio conozca cuáles son nuestros puntos de vista y la realidad que vivimos”.

Dejá tu comentario