Política |

Carrazza: "No quiero un Estado que sea mesiánico o robótico, sino uno armónico"

El candidato del vecinalismo criticó varios aspectos de la gestión municipal y afirmó que "la única forma de generar empleo es generando confianza y transparencia". Además, definió la base de su propuesta electoral y remarcó la importancia de que los privados trabajen junto al Estado.

Luego de Gualeguaychú Debate, el evento donde los candidatos a intendente de la ciudad expusieron sus principales propuestas, el referente del movimiento vecinalista Gualeguaychú Entre Todos Domingo Carrazza abordó algunas cuestiones de su plataforma electores, donde sostuvo que “hay que poner en marcha una rueda positiva para generar confianza y transparencia” si es que realmente se quiere pensar en un verdadero desarrollo para la ciudad.

“Nos pintan que Gualeguaychú es una panacea y que va al Olimpo. Nos hacen un relato que la gente compra. Pero para hacer algo en la ciudad hay que tener confianza, y la confianza acá está rota. Si no son damos cuenta que la confianza entre el Estado municipal con los comerciantes, las instituciones, las industrias o las localidades vecinas, está rota. Con todos ha confrontado, y la confrontación genera desconfianza”, reflexionó Carrazza en una entrevista en el ciclo radial ElDía desde Cero.

Embed

“Ayer cerré mi exposición en Gualeguaychú Debate diciendo que nos tenemos que convocar los tres candidatos el 11 de junio para generar una agenda de desarrollo para Gualeguaychú, no a ver y analizar proyectos. No podemos tomar decisiones mesiánicas creyendo que de esa manera se va a conseguir el crecimiento, porque así no se hace en ningún lugar”, propuso.

A una semana del cierre de campaña, el candidato del vecinalismo afirma que su aspiración política es social, y no partidaria: “Quiero gobernar la ciudad porque voy a priorizar a Gualeguaychu, y en cuatro años me voy para mi casa porque no voy a crear un proyecto de poder. Poner en marcha una rueda positiva que genere confianza y transparencia”.

Según Carrazza, gran parte de los problemas presentes y futuros de la ciudad se basan en la concepción del Estado que actualmente rige desde el Municipio: “No quiero un Estado mesiánico, pura cabeza y con extremidades adelgazadas, o uno robótico, que se lleva todo puesto. Quiero uno armónico, porque esa armonía es necesaria para generar la inversión. Si no te entra en la cabeza que el privado te puede ayudar y te puede hacer ahorrar plata, entonces es muy difícil”, explicó e inmediatamente expuso su concepción: “Hablo de un Estado que intervenga, pero que sea facilitador, que equilibra y pone límites”.

El vecinalista puso como ejemplo de estas falencias el proyecto que el Municipio ya puso en marcha en el edificio donde estaba la vieja terminal de ómnibus, en la esquina de Bolivar y Chalup: “La vieja terminal hubiera sido una excelente oportunidad para hacer una obra público privada donde el Estado no habría tenido que poner un solo peso. No cuestiono el proyecto, ya que hubiera hecho lo mismo, pero sin utilizar fondos públicos. Por encima del segundo piso se podría haber generado un proyecto hotelero, se podría haber incluido un centro de convenciones, o un centro comercial. El criterio de reflotar el viejo mercado en la parte de abajo está bueno, pero de ahí para arriba podés generar una inversión privada que financie lo de abajo”.

“Creo que el cooperativismo es una herramienta fundamental de diversificación de la producción, y el mundo va hacia ese lado. Ahí entra la producción limpia, el medioambiente, la ecoagricultura, y yo voy para ese lado, porque eso genera confianza. Tenemos que ir generando los escenarios para que Gualeguaychú vuelva a tener el liderazgo”, concluyó.

Dejá tu comentario