Política | Elecciones 2019

Carrazza: "Soy una maquinita que no para, porque el ocio me pone nervioso"

El candidato del vecinalismo recuerda su pasado de trabajo y esfuerzo, el cual destaca como el forjador de su carácter. Con mucho sentido del humor, afirma que quiere que lo recuerden como lo que fue: un tipo que jamás se llevó a su casa una moneda que no se hubiera ganado antes.

Es uno de los arquitectos que más ha configurado el paisaje de la ciudad: al rincón que se mire, seguro que algún edificio u obra inmobiliaria marcó una nueva pincelada en el horizonte. Sin embargo, la historia de Domingo Carrazza, el candidato del movimiento vecinalista Gualeguaychú Entre Todos, marcó –¡y mucho!– su presente.

“El Flaco”, como lo conocen ahora casi todos luego de la campaña, no nació en cuna de oro. Trabajó desde chiquito como peón de albañil, y el secundario lo terminó en la nocturna del Colegio Nacional. Pero antes, entre los 11 y los 15 años, vivió en Villa de Mayo, en pleno conurbano bonaerense, en una zona legendariamente “picante”.

“Allí mi papá tenía un local que vendía pan y factura. Fue ahí donde comencé mi experiencia como emprendedor. Un día le sugerí incorporar galletitas al negocio, entonces compramos las que venían en caja, de marca Canale. Luego le dije de incorporar golosinas. Salían mucho los paquetes de cuatro galletitas”, recuerda Carrazza sobre esa época que, sin dejar de ser dura, la atesora con mucho afecto.

La primera vez que se fue de vacaciones fue cuando cumplió 30 años: se fue en carpa a Las Cañas, Uruguay, y cruzó la frontera con un Renault 12. Durante las últimas, recorrió el norte argentino. Pero el descanso lo vive de manera atípica y especial: “Como nunca paro, cuando me voy de vacaciones me arrancan todos los dolores me resfrío, se me tapan los oídos. Y después hago una cura de sueño en la que puedo dormir hasta diez horas”, se describe a sí mismo el costo de ser una maquinita durante todo el resto del año, en el cual afirma que jamás se siente mal, trabaja hasta los domingos y que su vocación social fueron lo que lo motivaron a querer ser Intendente de Gualeguaychú.

Dejá tu comentario