Policiales |

Caso Milagros: Se cierra la investigación por la muerte de la nena de 3 años en un incendio

El pasado 9 de diciembre se cumplió un año de aquella noche trágica en la que perdió la vida la pequeña Milagros Fernández. Su tía, quien se había hecho cargo de la tenencia de la menor, es la única imputada, por homicidio culposo. Un caso por demás complejo y doloroso que deberá esperar hasta después de la feria judicial para resolverse.

Luciano Peralta

Era lunes. En el Parque de la Estación, los nuevos concejales asumían sus bancas y el Intendente su segundo mandato, en un acto como tantos. Hacía mucho calor y todos los flashes apuntaban al escenario que daba a espaldas al río Gualeguaychú.

En un momento, cerca de las 20, una columna de un humo contundente ganó la atención de todos los que estábamos allí. Venía de cerca, de algunas pocas cuadras al sur.

Afortunadamente, éramos dos los periodistas del diario en el lugar, mi compañera Mónica Farabello y yo. Ella se quedó en el acto político y yo salí, caminando, hacia la columna de humo, que era cada vez más intensa.

En 10 minutos estuve en el lugar. La esquina de España y Rubén Darío era un mundo de gente. La casa incendiada estaba a pocos metros de allí. Doblé por Rubén Darío y empecé a sentir un clima enrarecido, tenso, grave. Una mezcla de gritos, llantos y vecinos que atónitos miraban el accionar del cuerpo de Bomberos que actuaba en el lugar ya hace algunos minutos. Era el prólogo de la peor de las tragedias.

Dentro de esa precaria casa yacía el cuerpo de Milagros Fernández, de apenas 3 años, recostado sobre su cama. La niña había quedado durmiendo sola en la vivienda mientras su tía -quien tenía la guarda legal de la menor- había salido.

Un cortocircuito generó el fuego y, como la puerta de entrada de la casa estaba cerrada con candado, nadie pudo evitar la tragedia. Ni los vecinos, ni los Bomberos, ni nadie. La autopsia del cuerpo determinó que el fallecimiento se produjo a causa de la inhalación de monóxido de carbono y, días después, el fiscal Mauricio Guerrero imputó por Homicidio Culposo a la tía materna de la víctima.

El pasado 9 de diciembre se cumplió un año del caso que enlutó a toda una ciudad, y más. Un año en el que la pandemia modificó los tiempos y las rutinas de todos, del Poder Judicial, inclusive. Muchas causas se demoraron, para atender las urgencias impuestas por la nueva normalidad, y ésta no fue la excepción. Pero, según pudo saber ElDía, la investigación por la muerte de Milagros está en la etapa final, y en algunas semanas se conocerá la posición de la Fiscalía.

El caso es particularmente complejo. La única imputada es quien decidió hacerse cargo de la menor porque sus padres biológicos, en situación de consumo problemático de sustancias, demostraron no ser aptos para hacerlo. Por eso, la guarda había sido otorgada a su tía materna por el Juzgado de Familia.

Caso Milagros Fernández (2).jpg

Otro factor a tener en cuenta, considerado sobre todo por parte de la defensa representada por el abogado Víctor Rebossio, es la presencia de la abuela de la niña en la casa lindante, a quien le habría avisado la imputada que Milagros quedaba sola, durmiendo, mientras ella salía. La responsabilidad de la mujer mayor será un punto a definir por la Justicia en el caso que se llegue al juicio oral.

Además, hay que tener en cuenta otras consideraciones que resultarán cruciales para este caso. La primera es que la imputación es por homicidio culposo, y este tipo de delito prevé penas de seis meses a tres años de prisión. Por lo tanto, es excarcelable.

La acusada es imputada por negligente. Por haber dejado a la niña sola. Pero, lógicamente, no por haber querido, intencionalmente, causarle la muerte a su sobrina. El suceso trágico se desató por el cortocircuito de una instalación eléctrica muy precaria. ¿Esto exime de responsabilidad a la imputada? Claro que no. Pero sí, y es probable que así sea, puede ser un elemento presentado por la defensa. Así como el hecho de que la mujer tiene hijos menores a cargo y no cuenta con antecedentes penales.

Todos estos factores son considerados en la investigación que está llegando a su final. Pero habrá que esperar para conocer cómo sigue el caso, porque la semana que viene comienza la feria judicial y recién en febrero se retomará la actividad en la Justicia.

Concretamente, las posibilidades son dos: Acordar un juicio abreviado entre la Fiscalía y la defensa (esta última accedería sólo en el caso que la pena sea excarcelable) o elevar el caso a juicio oral y público, y esperar el desarrollo y la conclusión del mismo.

Dejá tu comentario