Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | Covid-19

Caso Rivollier: Los padecimientos de su familia, el miedo a perder el trabajo y su reacción tras ser sobreseído

La causa del verdulero de Gualeguaychú llegó a su fin. El comerciante revivió lo padecido y se "sacó una mochila" de encima luego del fallo de la Justicia.

Por Rodrigo Peruzzo

Santiago Rivollier atendió el llamado de ElDía en un mercado de Buenos Aires, de donde trae habitualmente la mercadería para su local. Allí donde todo comenzó.

Ya hace más de un año, tras un viaje a ese lugar, contrajo Covid-19 y comenzó su pesadilla y la de toda su familia, con una denuncia realizada a la Justicia Federal por la conducción del hospital en aquel momento en conjunto con el Municipio, que le clausuró su verdulería sin inspección mediante.

"Ni siquiera entraron a ver el negocio, pusieron la faja de clausura desde la puerta", recordó Santiago.

A3.jpg

Lo que siguió a ello fue el contagio de dos contactos estrechos de Santiago, lo que acrecentó el padecimiento de la familia. "Mi vieja la pasó re mal, mi hermana también, y mi pareja y su mamá que fueron las que se contagiaron", contó el comerciante, que reveló a ElDía que "a mi vieja nadie quería ir a llevarle las cosas, los cadetes no iban, la gente nos mandaba mensajes insultándonos y nos amenazaban, un montón de cosas vivimos".

Además, lamentó que "la gente hablaba e inventaba cosas, iba Gendarmería y obligaba a hacer aislamientos, también a los vecinos que fueron a la frutería, fue todo una locura, de todo pasó".

Psicológicamente quedé destruido

Acerca de la causa, el verdulero afirmó que "no quería saber nada, lo manejó mi abogado, traté de desconectarme y ponerme a laburar, porque psicológicamente quedé destruido", sintió, y añadió que "gracias a dios me recuperé con el trabajo y la gente empezó a ir de nuevo a la frutería, ¿sino hubiera podido recuperarme que hacía con una causa penal, dónde conseguía laburo? Eso era lo que más me pesaba a mi", expresó.

"¿Sino hubiera podido recuperarme que hacía con una causa penal, dónde conseguía laburo?"

"Yo tengo dos nenas y lo único que quiero es trabajar, y tener una causa era horrible, cada vez que me llamaba mi abogado me ponía nervioso porque no sabía si eran buenas o malas noticias", detalló Santiago.

Su reacción tras el fallo

Al conocer la noticia de su sobreseimiento en la causa que lo investigaba por "propagación de una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas", el joven expresó que fue "una felicidad, me saqué una mochila".

"Gracias a dios es una tranquilidad impresionante, más sabiendo que era injusto porque yo me contagié trabajando, y con todo lo que se dijo y se inventó después", concluyó.

Dejá tu comentario