Provincia | Entre Ríos | Violencia de género

Castrillón ya fue notificado de la denuncia por violencia de género contra una colega

El vocal del STJ, Emilio Aroldo Eduardo Castrillón, donde integra la Sala Civil y Comercial, fue notificado de la denuncia por violencia de género que le entabló su colega del alto cuerpo, Susana Ester Medina, vocal de la Sala Laboral.

El propio Castrillón confirmó que fue notificado de la apertura de la investigación, informando también que su abogado defensor será Miguel Ángel Cullen. Por el tenor de la denuncia de la jueza Medina, el caso se va a tramitar en la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual el Poder Judicial, a cargo del fiscal Leandro Dato.

La inquina entre ambos miembros del STJ, aunque viene de antaño, tuvo su punto de inflexión en la reunión de acuerdo del 27 de abril último. El tema en cuestión era si se avanzaba o no en la nueva apertura de los Tribunales, que habían entrado en una feria extraordinaria el lunes 16 de marzo en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio. El debate fue en el grupo de whatsapp del alto cuerpo: Castrillón hizo un comentario que Medina consideró ofensivo. Más aún: entendió que era violento hacia su condición de mujer.

En el conflicto, el único que ha hablado públicamente es Castrillón, quien expresó que “no atenté contra género masculino o femenino. No diferencié género para cuestionar nada”, diciendo también que “no puedo hacer declaraciones, pero sí puedo confirmar que me notificaron de la denuncia”, ante la consulta del portal Entre Ríos Ahora.

El entredicho se generó por una viralización por WhatsApp de un calendario con las ausencias a los distintos acuerdos de la vocal Medina, que ella justificó en el hecho de que “he seguido trabajando desde mi casa para el Instituto (Alberdi) porque tengo a mi mama de 93 años con Alzheimer bajo mi cuidado”. En otro mensaje, se lee: “No quiero perjudicar a nadie y menos al buen funcionamiento del tribunal”.

Igual que ocurre en cualquier grupo de WhatsApp, entre los vocales del STJ ocurren rencillas, peleas, disputas que, en ocasiones, trascienden y generan una causa penal. “Lamento que haya circulado esa información que señala Emilio”, dice Medina en clara referencia a Castrillón. “Creo que se impone saber quién hizo circular esa información que me perjudica en lo personal y perjudica al tribunal en lo institucional”, respondió el expresidente del STJ.

“Yo sostenía que para tratar la apertura progresiva debían opinar los que concurrirían porque arriesgaban su propia salud. Eso es todo”, dijo Castrillón, añadiendo que “como había pedido esas licencias se sintió aludida por violencia de género. Ojo, no es la única que no concurre y trabaja desde la casa: también lo hacen (Claudia) Mizawak, (Juan Ramón) Smaldone y (Bernardo) Salduna. Lo de ella es una payasada dañina. Desmiente la misma documentación interna y la verdad es que dejó sin efecto la licencia. ¿Yo qué tengo que ver con eso? Yo no controlo asistencia”, señaló.

Sucede que en el grupo de WhatsApp, Castrillón posteó un calendario con indicación de los días de ausencia de Medina, y según el vocal su colega lo entendió como una situación de violencia de género. Se discutía sobre la posible vuelta a la normalidad en el trabajo en Tribunales tras el receso dispuesto el 16 de marzo. “Por qué no opinamos los que estamos para trabajar”, señaló Castrillón en el grupo de WhatsApp de los vocales. Con la captura de ese diálogo, Susana Medina fue a la reunión de acuerdo del 27 de abril, y se quejó por el hecho de que “el colega presenta una captura de pantalla que no refleja la realidad, dando a entender que abusa de licencias, perjudicando el trabajo del STJ en materia de amparos. Al respecto quiere dejar constancia que nunca se fijó en lo que han trabajado otros colegas”.

Dejá tu comentario