País |

Comunicado del club: "Era una práctica habitual golpear a una persona entre varios"

El apoderado legal de la institución deportiva contó que varios de los imputados por el homicidio en Villa Gesell habían protagonizado otras agresiones en manada en la ciudad de Zárate.

Las autoridades del club de rugby donde juegan algunos de los once jóvenes que fueron detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido la madrugada del sábado pasado a la salida de un boliche en la localidad balnearia de Villa Gesell, suspendieron a cuatro de los imputados por el homicidio que estaban afiliados a esa institución deportiva.

Se trata de los hermanos Ciro (19) y Luciano Pertossi (18), Alejo Milanesi (20) y Blas Cinalli (18), quienes fueron sancionados debido a que su participación en el ataque a Báez Sosa “afecta la imagen que pregona” el club Náutico Arsenal de Zárate.

“Si bien como club estamos ajenos a los hechos acontecidos en Villa Gesell, la Comisión Directiva tomó la decisión de suspender a los socios activos porque están involucrados en un hecho que afecta y mucho a la imagen que pregona el club con sus asociados y sus deportistas”, afirmó Marcelo Urra, el apoderado legal de Náutico Arsenal.

Luego de conocerse el salvaje ataque a Báez Sosa, el mismo sábado desde la institución difundieron un comunicado "para intentar que la gente reflexione y mencionar que el espíritu deportivo es todo lo contrario a lo que aconteció en Villa Gesell, que lo que sucedió es ajeno al club y al deporte y lamentablemente se estigmatiza”, dijo a TN Urra.

Si bien el letrado afirmó que dentro del club nunca había habido sanciones para los hermanos Pertossi, Milanesi y Cinalli, contó que para determinar la sanción “hicieron averiguaciones y las sumamos a los hechos sobre los que teníamos conocimiento”. En ese sentido, reveló que algunos de los imputados “habían tenido problemas en otras salidas en la noche de Zárate, en donde era una práctica habitual golpear a una persona entre varios”.

Dejá tu comentario