Ciudad |

Con 21 stands, se llevó a cabo la tercera edición de "Enova late y vive"

Participaron  cientos de alumnos. Los chicos de quinto año presentaron  21 stand distribuidos en el interior del establecimiento educativo que vivió un día diferente.

“Latir es señal de estar vivo y convivir es vivir con otros”, destacó María Hernández Vice del establecimiento educativo en su nivel medio.

Indicó que con el “acompañamiento de los alumnos guías de los sextos años, disfrutamos de cada stand, de algunos talentos y del intercambiar experiencia entre cursos”.

Analía Nazar, profesora de Psicología, y Carina Ovalle, profesora de Educación Física, contaron que el “proyecto nació hace tres años, a raíz de convivencias que desarrollábamos en cada curso, donde notamos la falta de trabajo grupal, en equipo, que había en las distintas aulas”. Es así-detallan- que “ideamos este proyecto que apunta a convivir con mi compañero/a, también aprender del otro y con los otros, involucrándonos, de esta manera docentes,familia, directivos, administrativos, ordenanzas en conocer la realidad de nuestros jóvenes, también identificar la importancia que los alumnos le dan a nuestra escuela”. También saber que es “lo que les gusta hacer en la escuela, que demandan de los docentes y ¿Por qué? en un aula convencional no se alcanzan los logros esperados, y cuando le damos la libertad de investigar, crear, producir, las metas se cumplen ”. En función de estos objetivos se creó “Enova, late y convive”. Respecto a la tercera edición que se celebró ayer, las docentes coincidieron en manifestar que “todos aprendemos de todos, en una forma diferente a la habitual”.

La jornada fue “intensiva”, luego de “dos semanas intensas laburo para los trabajos que presentaron, siendo resueltas las temáticas, en conjunto, con el equipo de docentes y directivos. Teniendo en cuenta lo que a los chicos les interesa.

Es así que los primeros años “trabajaron en la temática de la salud y el cuerpo, segundo año violencia, tercero “dicen que dicen” en cómo afecta a los jóvenes en el aula comentarios que no son ciertos, cuarto año trabajó en tiempo libre, quinto en educación sexual”.

Indicaron que se trabajó con “respeto, conocimiento, utilizando un vocabulario adecuado”.

Dijeron que la investigación fue libre y que los chicos “aprendan lo que es un proceso de investigación y que entiendan que lleva tiempo y que no se puede resolver en una semana”.

Explicaron que los stand fueron construidos con “material reciclable, recibiendo los alumnos la colaboración de sus familias para levantar cada stand”. Que “participe la familia, que forme parte del aprendizaje de los niños para nosotras es vital”, porque “ las emociones están y nos interpelan, razón por la cual tenemos una actitud de escucha por la sencilla razón de que si un chico no está bien emocionalmente, no va a aprender”.

Dijeron que los docentes “tenemos que corrernos de esa formación que recibimos de ser dueños y amos del saber, disciplinadores, actitudes que no suman”. Aseguraron que “la adolescencia no está perdida, tienen mucho para dar, y los docentes tenemos que ser guías y educadores de lo que queremos para un ciudadano en el futuro.”

El dato

Participaron de la jornada 21 stand que construyeron alumnos de quinto año; mientras que los de sexto estuvieron temas relacionados a la organización. Cabe destacar que formó parte de la jornada un stand del centro de salud, municipal, del barrio Munilla que “ nos ayudó muchísimo, además de proveernos de objetos para obsequios que se entregaron luego de las competencias deportivas, fútbol y vóley mixto, que se realizaron en horas de la tarde”.

Finalmente, las docentes agradecieron la “colaboración de los comercios que se sumaron a esta movida en forma desinteresada”.

Dejá tu comentario