Ciudad | Carnaval del país | Club de Pescadores

Con fondos propios, Pescadores se apresta a finalizar las obras en su edificio escolar

Con una inversión propia de más de 20 millones de pesos, la entidad ribereña está a punto de finalizar la segunda parte de la construcción del edificio del Instituto "José María Ruperto Gelós", ubicado en Alberdi y Goldaracena.

Por Daniel Serorena

El edificio del Instituto “José María Ruperto Gelós” es motivo orgullo del Club de Pescadores, de sus actuales dirigentes y sobre todo, de aquellos veteranos y visionarios directivos que soñaron con un proyecto que se va cristalizando paso a paso.

Ubicado en la esquina de Alberdi y Goldaracena, en el predio donde primero se construyeron las carrozas de la comparsa O’Bahía y luego se desarrolló el proyecto del vóley en la institución, actualmente el edificio está presto a culminar su segunda parte de obras, que consiste en dos pisos donde se construyeron aulas y laboratorios y un moderno gimnasio multideportivo.

José María Peverelli, presidente del Club de Pescadores, explicó a ElDia que “la segunda parte de la obra consta de dos pisos de 300 metros cuadrados cada uno. En el segundo piso se albergarán cinco aulas para el nivel secundario y un laboratorio, mientras que el tercer piso será destinado a un moderno gimnasio donde colocaremos uno de los pisos deportivos que cuenta el club, mas tableros de acrílico con sus respectivos aros para básquet, parantes y redes de vóley y todo lo adecuado para tener un gran espacio para la educación física. Todo estará muy iluminado y seguirá las líneas de arquitectura preexistentes”.

Pescadores-2.jpg
El segundo piso albergará cinco aulas y dos laboratorios.
El segundo piso albergará cinco aulas y dos laboratorios.

Sobre la financiación de la obra, Peverelli explicó que “financiera y económicamente, toda inversión es de nuestro club, como lo ha sido desde el comienzo de la construcción del edificio escolar. Cuando se planeó la obra del edificio, la Comisión Directiva del club dejó en claro que el respaldo desde la comparsa iba a ser fundamental para poder hacerlo.Sin la comparsa y la participación del club en nuestro Carnaval, o a través de contrataciones en carnavales vecinos, hubiera sido imposible hacer una obra de esta magnitud”.

El dirigente también dijo que “cuando la gente pasa por la Escuela y dice ‘cómo hacen estos tipos para encarar esta obra’, para nosotros la respuesta es fácil, porque siempre tuvimos claro que la comparsa y lo que genera como partícipe del Carnaval del País iban a ser el motor de nuestra economía. Eso es una resolución que inicialmente se tomó cuando el presidente era mi padre, Antonio ‘Pirincho’ Peverelli y quienes conformamos la actual comisión, entendimos que debemos seguir por ese camino de cuentas claras para poder brindarle nuevos beneficios a nuestros socios en la sede del club y para poder finalizar esta obra del colegio, que representa un orgullo enorme para los que formamos parte del club”.

En cuanto a números, el titular de la entidad de la Costanera del Tiempo indicó que “para esta segunda parte de la obra hablamos casi de 20 millones de pesos. Luego veremos cuanto más costará amueblar las nuevas aulas, los laboratorios y el gimnasio. Muchos de esos muebles y útiles ya los tenemos, otros tendremos que comprarlos”.

Sobre los próximos pasos a los que apunta el club, Peverelli eligió la cautela y la prudencia. “Si bien esta cuarentena, sanitariamente tal vez haya sido efectiva en el país, económicamente ya es y será muy empobrecedora. Además veo que el futuro no es muy esperanzador en lo económico, lo que ha llevado a mucha gente que históricamente ha sido emprendedora a tomar recaudos y esperar para poder proyectar a futuro”, expresó el dirigente, añadiendo que “el club no será la oveja negra de todo esto, económicamente deberemos adecuarnos a la realidad que tendremos que atravesar. Así que finalizaremos el año surfeando lo que quede de la ola, seguiremos con los deportes que tenemos, como el vóley en divisiones inferiores y gimnasia artística a medida que los vayan habilitando, pero de crecimiento no se puede hablar por lo menos por este año”.

Pescadores-3.jpg
El gimnasio del tercer piso albergará la actividad de educación física y deportes.
El gimnasio del tercer piso albergará la actividad de educación física y deportes.

Al respecto, amplió el concepto expresando que “nuestra idea desde hace varios años es poder intentar volver a competir en el vóley de elite a nivel nacional. El año pasado ganamos la Liga Entrerriana de Mayores luego de varios años, con un equipo armado con chicos de la ciudad, muchos de los cuales se formaron en Pescadores y fueron la base del mismo. Sin embargo no pudimos jugar el clasificatorio nacional por sus altos costos y especialmente porque estábamos en plena construcción de la comparsa para competir en 2020. Lamentablemente la pandemia paralizó toda la actividad deportiva y no habrá ningún tipo de competencia, ni siquiera a nivel provincial. Nunca descartamos volver a competir, pero tendremos que adecuarnos a la realidad del país, principalmente desde lo económico”.

Consultado acerca de la importancia e incidencia que tiene el Carnaval del País y puntualmente la comparsa O’Bahía en todo el avance que ha tenido Pescadores en los últimos años, Peverelli fue claro y directo. “Todo, absolutamente todo lo que Pescadores ha podido realizar en estos últimos años, está vinculado con la comparsa. Yo hablo por Pescadores, pero creo que en todos los clubes que tienen comparsa el panorama es similar, el Carnaval es un motor económico muy importante para las instituciones”. Como ejemplo, indicó que “si hacemos memoria, Central Entrerriano jugó y juega en altos niveles del básquet nacional, Juventud llegó a la B Nacional en el fútbol, Pescadores jugó un año la Serie A1 de vóley. Todo eso fue apuntalado por el Carnaval y el que diga otra cosa miente. Puede haber sponsors privados, el Gobierno provincial hace su aporte, pero el Carnaval es el motor de la economía de todos esos proyectos deportivos, a los que hay sumarle los colegios que tienen cuatro de esos clubes, más lo que ha realizado el Tiro Federal en cuanto a infraestructura. Está claro que no se consigue ese crecimiento venciendo tortas fritas ni choripanes, es producto del Carnaval”.

En tono crítico y reflexivo a la vez, el dirigente sostuvo que “muchas veces veo que se habla de Carnaval en forma peyorativa en la ciudad, seguramente sin conocer desde adentro lo que representa el movimiento de cada uno de los clubes y de la Comisión en especial. Hay que ser prudente y cuidadoso al momento de evaluar lo que hacemos los clubes que formamos parte del Carnaval, en todos los casos, las pruebas están a la vista con obras, crecimiento, apuesta a la educación y al deporte. Pero la gente a veces no conoce y opina sin saber. Los dirigentes de los clubes que estamos en el Carnaval no somos empresarios, somos personas comunes que administramos nuestras instituciones con mucho más pasión y amor por los colores, que por buscar un beneficio propio”.

Dejá tu comentario