Política | Alberto Fernández | Alfredo De Angeli | Bordet | cambiemos

Con Kueider, el peronismo recuperó 24 puntos respecto de las legislativas del 2017

El gobernador Gustavo Bordet se anotó un nuevo triunfo este domingo cuando el Frente de Todos se impuso por el 45 por ciento de los votos sobre Juntos por el Cambio, que obtuvo el 35. El resultado de las PASO en Entre Ríos consolidó la estrategia de unidad que promovió el mandatario entrerriano y ratificó la buena posición de su alfil en la lista de senadores, Edgardo Kueider.

En la categoría senadores, Kueider superó a su adversario directo, Alfredo De Angeli por más de 11 puntos, 359.956 votos del Frente de Todos contra 267.343 de Juntos por el Cambio. Una victoria contundente que contiene picos intensos cuando se analiza, por ejemplo, el resultado de esa categoría en Gualeguaychú, la ciudad del actual senador. Allí también el ruralista perdió, por más de 4.000 votos, contra el actual secretario General de la Gobernación.

Ese resultado se vuelve un tanto más apabullante cuando se analiza la ciudad de Concordia, de donde es oriundo el candidato peronista. Allí el Frente de Todos superó por 20 puntos a la lista de Juntos por el Cambio en la categoría de senadores. Lo cual lo convierte a Kueider en un verdadero profeta en su tierra.

De esta manera, la mano derecha del gobernador, como se lo conoce a Kueider, logró protagonizar un triunfo superador para el peronismo de las dificultosas experiencias de 2015 y 2017. En la primera de ellas el triunfo del peronismo por un exiguo margen de votos representó una victoria pírrica, que tuvo como corolario la derrota del Frente para la Victoria en el ballotage presidencial. Mientras que en 2017, y en medio del fulgor de la ola amarilla, el frente Somos Entre Ríos caía por una diferencia del orden de los 15 puntos contra su competidor, la escudería Cambiemos.

Hoy, con Kueider a la cabeza en la provincia, el peronismo no sólo que recuperó esos 15 puntos, sino que los superó por nueve más, logrando un movimiento de votos del orden de los 24 puntos porcentuales. Esa recuperación de votos tiene como principal motor la unidad lograda por el amplio espectro peronista, estrategia que el mismo Kueider motorizó en una discusión directa con quien luego sería el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández. Donde además tejieron un estrecho vínculo de confianza.

Es dable analizar también el comportamiento de los votantes que habiendo elegido el cambio en otras oportunidades optaron en esta oportunidad por la lista del Frente de Todos. Se anotan ahí con firmeza departamentos hostiles para el peronismo en las últimas elecciones como Federación (que Kueider visitó recientemente), La Paz, Victoria y Gualeguay.

Otros de los puntos fuertes de la victoria justicialista de estas PASO fueron los departamentos del denominado centro norte entrerriano. Desde comienzo de gestión Bordet se propuso concretar la tan mentada reivindicación histórica de esa zona largamente postergada de la provincia con obras muy significativas en materia energética y vial. Por eso no es casual el amplio triunfo de Kueider y sus compañeros de lista en Feliciano y Federal.

El mapa de la victoria de Todos se completa con triunfos quizás más esperados, pero también muy significativo en las grandes ciudades de la provincia. Paraná, que luego de una pasajera hegemonía radical, se volcó nuevamente al peronismo conducido por Gustavo Bordet, Concepción del Uruguay, y como se mencionó anteriormente, Concordia y Gualeguaychú.

Kueider fue durante 2017 y 2018 la persona encomendada por Bordet para recorrer las departamentales del Partido Justicialista y "dar el debate" con las bases en torno a la estrategia política en ese entonces. La realidad de esos años distaba mucho de la alegría reinante hoy por hoy en el campamento peronista, y al secretario General de la Gobernación no le fue fácil convencer a los militantes. Sin embargo, y a juzgar por el resultado de este domingo, y su proyección para octubre, todo parece indicar que la estrategia diseñada e implementada por el tándem Bordet - Kueider se desliza por los carriles adecuados en su diálogo con la realidad de los entrerrianos.

Dejá tu comentario