Ciudad |

Con mucho control y sin el desborde de años anteriores, transcurre el fin de semana de Carnaval 

Gualeguaychú continuó recibiendo turistas durante el domingo. Los operativos coordinados entre la Municipalidad y la Policía se realizan con normalidad y buenos resultados. El cambio con años anteriores es notable.

Gualeguaychú vive un nuevo fin de semana de Carnaval, y a partir de la coordinación realizada entre la Municipalidad y las fuerzas de seguridad los operativos se llevan a cabo sin sobresaltos. Intervienen las áreas de Tránsito, Defensa Civil, Policial, Higiene Urbana, Turismo y Salud.

Las playas públicas, como Parque del Sol y la Playa del Puente, donde no se puede consumir alcohol, reciben a los turistas que quieren vivir una tarde tranquila, lejos del ruido y la música que despliegan los grupos de jóvenes, sea en las playas privadas o en Samba la Playa. En estos lugares el consumo de alcohol es libre, como lo era en toda la ciudad hasta que se impuso un necesario ordenamiento de los miles de turistas que llegan a la ciudad para esta fecha.

landscape_o__Gualeguaychu_1582463820.jpg
Playa del Puente
Playa del Puente

La prohibición de circular con bebidas alcohólicas en la zona de la costanera, sumado a que este año no puede haber carritos gratronómicos en la zona del boulevard De León y a que se incrementó el control por parte del personal municipal y de la Policía, dio buenos resultados en cuanto al orden que se observa en las calles.

Esta fue, desde que se restituyó el feriado del Carnaval en el verano 2011 – 2012, una de las demandas más recurrente de parte de los vecinos de la ciudad. Es que si bien, en todos estos años, el fin de semana largo significó un ingreso extraordinario de turistas y de dinero a la ciudad, el descontrol en las calles atentaba con el objetivo de convocar a la familia, delineado por el Municipio desde el 2015.

Este año, al menos hasta el momento, si bien se observa una merma en la cantidad de gente en las zonas más turísticas, también es notable el incremento en el número de familias que visitan la ciudad. Todo indica que Gualeguaychú vive una etapa de transición, y que, finalmente, comienza a dejar atrás el “turismo reviente” que tantos dolores de cabeza ha generado. O al menos a reducirlo de forma tal que no sea esa la imagen que ofrece al resto del país.

Dejá tu comentario