Ciudad | Gualeguaychú | turismo

Con una caravana, los prestadores turísticos hicieron sentir su reclamo

Reunidos en el Corsódromo, actores de distintos sectores del turismo local, pidieron políticas macroeconómicas para poder solventar esta crisis provocada por la pandemia. Luego realizaron una caravana poor la ciudad.

El punto de encuentro fue uno de los lugares más emblemáticos del turismo de Gualeguaychú: la zona de boleterías del Corsódromo. Con carteles sobre sus vehículos, los prestadores pidieron por una ley de emergencia para el sector que ha sido uno de los más castigados por el avance del virus.

Agencias de viajes, hoteles, restaurantes, transportes, todo quedó suspendido desde marzo de este año y las expectativas a futuro son inciertas.

Poco después de las diez de la mañana prestadores turísticos, hoteleros y gastronómicos fueron arribando al punto de encuentro. El dato saliente fue la llegada de siete colectivos de larga distancia utilizados para viajes de turismo de todo tipo. También se sumaron combis y autos particulares que luego conformaron una caravana que recorrió las principales calles de la ciudad.

Pablo Lagable, distribuidor de servicios turísticos, uno de los organizadores del encuentro y posterior movilización, sostuvo a ElDia que la movilización se dio “para reclamar por la Ley de Emergencia de turismo que abarca a distintas ramas aquí presentes”. Dijo que “la petición es la de una ayuda económica, debido a que hace cuatro meses que estamos con las puertas entornadas. Como agencia de viajes no podemos abrir por una resolución del Ministerio de Turismo”.

En cuanto a lo que vendieron con anticipación y cobraron algunas cuotas, el prestador expresó que “en ciudades como Gualeguaychú la gente se conoce y se puede hablar para llegar a algún acuerdo, como darle un voucher por el importe que pagó y que solamente puedan utilizarlo en el viaje que contrataron o en cualquier otro viaje”. Mencionó que “una de las preocupaciones pasa por no contar con un protocolo sanitario, tanto para el transporte como para el turismo”.

TURISMO2.jpg

Sobre los viajes estudiantiles, ya sean educativos o de egresados, dijo que “podrían salir a mediados de septiembre o bien en octubre: mientras que la temporada estudiantil se estiraría todo el verano abarcando inclusive el mes de marzo”.

En su caso personal, Lagable destacó que “no hemos recibido ayuda de nada, no calificamos para un crédito, debido a que son escasos los cupos. La ayuda que brinda el estado pagando parte de los salarios de los empleados es formidable, aunque en este trabajo la informalidad existente por el trabajo en sí. Pasa con los vencedores free lance que cobran una comisión por ventas. Además tenemos costos fijos como alquileres que afrontar, mes a mes, sin ningún tipo de ingreso”.

Estefanía tiene una agencia de viajes e indicó que “llevo cinco años en el rubro y es la primera vez que literalmente no podemos trabajar. En marzo cerramos las puertas y desde entonces aguardamos una solución. La idea no es la de arrancar a trabajar y sacar gente a hacer turismo en el país y fuera del mismo, sí la de una ayuda hasta que podamos reactivar la economía”.

Jorge Luis Sibau, quien trabaja en el rubro desde el año 1995 como transportista de turistas a distintos puntos de la Argentina y países limítrofes, señaló que “lamentablemente desde marzo no pudimos viajar más. Por fortuna los viajes que teníamos programados los pudimos hacer, suerte que no corrieron colegas que quedaron con una serie de viajes colgados”.

TURISMO1.jpg

En cuanto a su situación económica, señaló que está recibiendo “la ATP únicamente, mientras que el crédito de 150.000 pesos a tasa cero me lo denegaron por ser jubilado. Parece que no puedo tener una empresa familiar y generar trabajo genuino en lo que me parece algo vergonzoso. Me anoté en el Fondo de Auxilio para Prestadores Turísticos (APTur) para recibir 50.000 pesos que en esta tanda no llegaron”. Además señaló que “tengo deudas porque no estoy pagando nada de la CNRT, atrasado en los aportes patronales y no estoy abonando el mínimo de rentas y municipalidad”.

En tanto, Marcelo Giachello, presidente de Asociación de Hoteleros y Gastronómicos, señaló que “aparte de quienes representamos están presentes agencias de viajes y transportistas en lo que es un reclamo justo, dado que necesitamos imperiosamente la ley de emergencia nacional para que el sector tenga una ayuda, además de que el gobierno siga acompañando y nos otorgue los famosos créditos a tasa cero que hasta el momento no han llegado”.

caravana turismo.jpeg

En su caso personal y en el de su familia, Giachello señaló que “agotamos todos los recursos que nos dejó la temporada de verano, y en el caso de que podamos reabrir las puertas, tendremos que salir a comprar mercadería, como si empezáramos de cero”.

Por su parte Marisa Yabrán, propietaria del Hotel Aguay, expresó que “la situación no ha variado nada desde hace cuatro meses. Seguimos luchando por nuestros hijos, nuestros empleados con la finalidad de mantener la fuente laboral. El hotel continúa con las puertas cerradas y la incertidumbre de no saber lo que va a pasar, aunque mantenemos la esperanza de que todo se va a solucionar”, resaltando que “afortunadamente la gente se está dando cuenta la incidencia que tiene el turismo en la economía local, provincial y nacional”.

Dejá tu comentario