Policiales |

Condenan al hijo a una pena de prisión efectiva, mientras su padre recibió condicional

Se trata de un joven de 29 y un hombre de 48 años, padre e hijo, con domicilio en el barrio Quijano. Fueron allanados por Prefectura en enero y en septiembre por Gendarmería. La primera causa tramitó en los Tribunales locales y la segunda se tramita en el Juzgado Federal y por esta esperan condena.

En la causa que se tramitó en la Justicia de Gualeguaychú, en una investigación por narcomenudeo, el joven de 29 años – que tenía como antecedente una condena de la Cámara de Gualeguay dictada en 2013 por violación de domicilio, hurto agravado por escalamiento en grado de tentativa, tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil y robo simple en grado de tentativa – recibió una prisión efectiva por 4 años por los delitos de comercio y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil y encubrimiento por receptación sospechosa. Su padre, de 48 años, no tenía antecedentes y por el delito de comercio de estupefacientes acordó una pena de prisión condicional por 3 años por ser partícipe secundario.

Ambos hombres, con domicilio en el barrio Quijano, en Laxague y Majul, fueron allanados por personal de Prefectura y de la Policía de Entre Ríos el 19 de enero, y como resultado de ese procedimiento se secuestró dentro de una heladera un ladrillo de marihuana de 800 gramos, una balanza, una pipa y otros elementos relacionados al fraccionamiento y comercialización, para la venta al menudeo. También se encontró cocaína, proyectiles, un arma de fuego tipo revólver envuelta con cinta aisladora, una carabina calibre 22, un frasco con más de 400 gramos de marihuana. En el patio trasero de la vivienda hallaron cuatro plantas y cuatro plantines de cannabis.

Según la investigación, esta vivienda era frecuentada permanentemente por los condenados, quienes conjuntamente realizaban el fraccionamiento y venta al menudeo de estupefacientes. En otra casa del barrio Quijano, también permanentemente frecuentada por ambos, se secuestraron elementos destinados al fraccionamiento y comercialización para la venta al menudeo de estupefacientes y la suma de 18.780 pesos.

Pero el condenado de 29 años también tenía en su contra una causa iniciada pocos días más tarde al allanamiento, cuando se descubrió que en su domicilio tenía un termotanque eléctrico que provenía de un delito investigado en otra investigación.

La causa pudo avanzar merced a una profunda investigación iniciada en junio de 2018, realizada por la Delegación de Inteligencia Criminal e Investigaciones de la Prefectura Naval Argentina y por la División Toxicología de la Policía de Entre Ríos; con tareas de inteligencia que incluyeron innumerables relevamientos fotográficos, observaciones plasmadas en actas de investigación, entrevistas, testimonios, con las cuales se pudo constatar que en los domicilios en cuestión, habitados o frecuentados por los condenados, existían movimientos típicos relacionados con la venta de estupefacientes, ya que por breves lapsos de tiempo se acercaban a la vivienda personas a bordo de vehículos, motocicletas y bicicletas, o caminando, y realizaban "pasamanos", para seguidamente retirarse del lugar.

Dejá tu comentario