Condenan al ladrón que le sustrajo $30 mil pesos a un repartidor una semana atrás

Néstor José Márquez fue juzgado este viernes en torno a un hecho que protagonizó el viernes 19 en la zona del club Tiro Federal. Le arrebató la recaudación a un repartidor de la empresa Arcor cuando salía de un negocio en calle Rivadavia. No tenía antecedentes y se le dictó un año de prisión condicional.

El hecho sucedió una semana atrás, poco antes de las 11 de la mañana, cuando la víctima de 23 años había salido de un comercio situado en Rivadavia casi Montiel. El joven se subió a la camioneta de la empresa y cuando se aprestaba a dejar el lugar, se acercó Márquez a la ventanilla y le preguntó la hora. Al mirar la víctima su celular, el delincuente de 33 años se lo arrebata, y luego le pide el dinero.

El repartidor no le entregó la recaudación y fue allí cuando Márquez introdujo medio cuerpo dentro del rodado y ahí la víctima consiguió recuperar su celular, pero el ladrón tomó una caja de Menthoplus que en su interior contenía la recaudación con los pedidos del día. Logró llevarse un monto que ascendía a una suma aproximada de 30.000 pesos, para luego escapar por calle Montiel hacia el norte.

Más tarde, y gracias a imágenes que se obtuvieron de una cámara de seguridad, la División Investigaciones obtuvo el domicilio del autor y el fiscal Facundo Álvarez consiguió una orden de allanamiento y detención. La Policía allanó una casa en Ituzaingó y Boulevard De León, y aprehendió a Márquez.

Pese a la intensa búsqueda realizada en la vivienda, no se halló el dinero robado y se solicitó otro allanamiento para la vivienda lindera donde vive un familiar del detenido, en donde tampoco se encontró nada.

Márquez recibió una prisión preventiva que perduró por 7 días hasta que finalmente se decidió la realización de un juicio abreviado. El imputado reconoció su culpabilidad y debido a la falta de antecedentes – y tal cual lo estipula la ley – su primera condena fue de cumplimiento condicional. Recibió una pena de 1 año y se le impusieron reglas de conducta por 2 años, entre las cuales se lo obliga a continuar el tratamiento por consumo de estupefacientes, debiendo acreditar periódicamente su cumplimiento.

Dejá tu comentario