Ciudad | Gualeguaychú

Créditos UVA: La gran estafa en la que siguen atrapados miles de trabajadores

Fue uno de los tantos fracasos del gobierno de Mauricio Macri y, como en casi todas sus decisiones económicas, la principal perjudicada fue la clase media. La gestión actual tampoco ha dado una solución al tema. En siete días se descongelarán las cuotas de los préstamos. El testimonio de gualeguaychuenses que, a tres años de otorgado el crédito, deben el triple del dinero recibido. La salida es política.

Por Luciano Peralta

El próximo 31 de enero, dentro de una semana, se vence el plazo del último congelamiento de las cuotas de los créditos UVA. Fueron cerca de 105 mil las personas que accedieron a los mismos en todo el país y cerca de 1500 en la provincia de Entre Ríos. Los múltiples reclamos de familias endeudadas ponen de manifiesto el fracaso de esta política, tan promocionados desde el 2016, y la incapacidad de encontrar una solución en la actualidad.

¿Qué es un crédito UVA? Se trata de un préstamo personal en pesos a tasa fija, pero ajustable por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) que refleja el índice de precios al consumidor, y que está expresado en Unidades de Valor Adquisitivo (UVAs).

Más sencillo: es un préstamo hipotecario (se creó para la compra de viviendas, aunque luego salieron líneas para automóviles y hasta para Procrear) que tiene una tasa fija -según cada banco y cada cliente, puede variar entre el 6 y el 12 por ciento, aproximadamente- y se ajusta por inflación.

Fueron cerca de 105 mil las personas que accedieron a los mismos en todo el país y cerca de 1500 en la provincia de Entre Ríos

El principal problema es, justamente, los descomunales índices de inflación que tiene el país. “Cuando saqué el crédito, según las proyecciones, te permitía mantener una cuota un poquito más arriba que un alquiler. De hecho, ese era el enganche publicitario que tenía el sistema. No se reducía a un banco, fue una política de acceso a la vivienda, implementada por el gobierno de Macri, de la que son parte los bancos públicos y los privados”, explicó a ElDía Perla Figueroa, empleada que vive en La Plata y es parte del colectivo nacional “Hipotecados UVA”.

Créditos Perla.jpg
Reclamo de los autoconvocados al frente del Banco Central de la República Argentina
Reclamo de los autoconvocados al frente del Banco Central de la República Argentina

“Yo accedí a un préstamo de $2.400.000, por 19 años, para comprar mi casa, pero hoy el valor de la UVA cotiza de tal manera que, tres años después, debo $6.000.000. Y mi cuota, que empezó siendo de $16.000, hoy es de $46.000, estando congelada, sino sería de $54.000, aproximadamente”, contó.

¿Cómo se explica esto? Una primera referencia nos la ofrece la página web del Banco Central de la República Argentina (BCRA), desde donde se pude acceder a la variación de la UVA, día a día, desde el 31 de marzo de 2016 hasta la actualidad. Cuando se lanzó este programa el valor de la UVA era de $14,05, mientras que este sábado cotizó en $65,95.

Ahora bien, ¿Por qué alguien elige acceder a un crédito atado a la inflación en un país como la Argentina? La respuesta es similar en todos los casos consultados por ElDía: la necesidad; la imposibilidad de calificar para los créditos hipotecarios tradicionales y la de controlar las variables macroeconómicas de un país como el nuestro: en 2019, el último de la administración Macri, la inflación fue la más alta en 28 años, con un 53,8%. ¿Alguien podría haber previsto esto?

Antes de su salida, y frente a un descalabro de dimensiones, el gobierno anterior congeló la cuota de los UVA. El actual continuó ese congelamiento por un mes y, luego, puso a disposición la posibilidad de pagar en 12 cuotas fijas las cargas no cobradas durante el congelamiento. En marzo del año pasado llegó la pandemia y con ella un nuevo congelamiento: los deudores tuvieron la posibilidad de pagar la cuota congelada o de no pagar nada, prorrogando cada cuota impaga al cierre de la vida del crédito. En definitiva, lo que se ha hecho es patear la pelota hacia adelante. Y si en estos días no se anuncia una medida diferente, este último congelamiento finalizará el domingo 31 de enero. Por eso, es grande la desesperación de las 105 mil familias atrapadas en este laberinto que, hasta ahora, no tiene salida.

“Al momento de sacar el crédito nos dijeron que la cuota no podía afectar más del 25% de nuestro ingreso, pero eso es un engaño. En realidad, es una evaluación para determinar cuánto te prestan en ese momento, no para limitar cuánto te cobran. El cobro no tiene límites, no tiene topes”, se quejó la referente de los autoconvocados y desechó la posibilidad de presentar un amparo colectivo en la Justicia, porque “todos los créditos son diferente, en bancos diferentes y bajo condiciones y tasas diferentes”, por lo tanto: “la salida es política”.

Los salarios, atrás de la inflación

Entre Ríos forma parte de la red nacional de Hipotecados UVA. Luciana Rodríguez Valdez es referente en Paraná y dialogó con ElDía. “La mayoría de estos créditos fueron otorgados a un grupo de la población que no podía acceder al crédito tradicional y sus ingresos superaban los límites del Pro.cre.ar, como es nuestro caso, que lo superamos por 5 mil pesos. Estamos en una franja en la que no somos ni clase alta ni pobres, pero no podemos afrontar el aumento desmedido de las cuotas del préstamo”, expresó la dueña de una rotisería de la capital provincial que se endeudó a 26 años y medio para comprar la casa en la que vive con su familia.

La mujer tomó el crédito en el Banco Hipotecario y, al igual que el caso anterior, reclamó en esa entidad cuando su cuota superó el 25% de sus ingresos, a lo que le respondieron que “ese tope corría solamente para la primera cuota del crédito”.

El problema de la entrerriana es el mismo que tiene la mayoría: la UVA crece al ritmo de la (incontrolable) inflación, mientras que los salarios corren muy de atrás a esos aumentos.

En marzo de 2018, le aprobaron $1.800.000, pero, después de casi tres años, debe $5.000.200. Su primera cuota fue de $15.000 y la actual es de $38.000 (descongelada sería de $42.000), aunque desde que comenzó la pandemia no la paga. “La vengo difiriendo hace diez meses porque no podemos pagarla, sencillamente. Mi rubro está muy golpeado y mi marido es docente, y con 20 años de antigüedad gana $40.000, imagínate”, apuntó la mujer y sonrió (por no llorar).

¿Por qué acceder al UVA en su momento? “Porque no calificaba para las otras alternativas, me dieron una tasa del 8,5% y me tentaron con los primeros dos años de funcionamiento de los créditos, porque en ese tiempo había subido poco el valor UVA. Pero meses después la inflación fue récord y todo se fue al diablo”.

En Entre Ríos son cerca de 1500 personas las que accedieron a los UVA, “la mayoría, profesionales y comerciantes”, aportó la referente provincial de los Hipotecados.

Endeudados en Gualeguaychú

Nahuel, Paola y Marcelo viven en Gualeguaychú y, como al resto, el préstamo les significa un gran problema en la actualidad. Los tres contaron su situación a ElDía.

Crédito Nahuel.jpg
Hace un año y medio Nahuel se endeudó para pagar la tarjeta; hoy, debe casi el doble
Hace un año y medio Nahuel se endeudó para pagar la tarjeta; hoy, debe casi el doble

“Yo tenía una deuda con la tarjeta de crédito que, en junio de 2019, era de $38.000 y necesitaba saldarla. Fui al banco, averigüé por los préstamos, pero como tenía poca antigüedad en ese banco, no calificaba, entonces me ofrecieron el UVA. Me otorgaron $53.200, que era lo mínimo, según me dijeron”, relató Nahuel, un joven de 29 que hace poco más de un año vive en Gualeguaychú.

Como tantos miles de deudores, durante la pandemia dejó de pagar la cuota. Fue en mayo del año pasado. A la espera de “alguna medida” que le permita hacerlo con cierta razonabilidad. Hoy, su deuda es de $99.168, casi el doble de lo que pidió en su momento.

Por su parte, Paola es empleada del gobierno provincial y, en 2018, adquirió un crédito UVA. En este caso, lo hizo en el banco Santander Río para cambiar su auto. “Por sugerencia del concesionario, lo saqué en 48 cuotas, por cuatro años. En ese momento me dieron $100.000 y lo vengo pagando todos los meses. Pero hoy debo exactamente $100.000”, contó a ElDía.

Créditos Paola.jpg
Paola, junto a su hija en el auto que se compró con el préstamo UVA
Paola, junto a su hija en el auto que se compró con el préstamo UVA

Las cuotas de $2500 se transformaron, en la actualidad, en $9000, aunque “dependiendo de cada mes, puede variar un poco”, contó la mujer, que “dentro de todo”, es consciente que “hay gente que se endeudó por cifras millonarias y que la está pasando muchísimo peor que yo, que, si Dios quiere, en poco más de un año ya cancelo esto”.

“El problema es que los sueldos no suben al ritmo de la inflación. Se está pagando una cuota que es el triple de la inicial y, ni por asomo, los salarios han tenido esa suba”, se quejó.

Por otra parte, Marcelo es médico, tiene 53 años y su situación es bastante más compleja. “En 2018, se me dio la posibilidad de acceder al préstamo en un banco privado de la ciudad, para la compra de una casa. Se me otorgaron $1.800.000, a pagar en 25 años, la primera cuota fue de $11.000 y ahora estoy pagando el doble, con la cuota congelada. Mi deuda actual es de $5.400.000”, relató.

"Cuando se salga del congelamiento no sé a dónde vamos a quedar. Es una bomba de tiempo esto"

“Primero fui al Banco Nación, con la intención de acceder a un crédito convencional. Pero como tenía una casita en un barrio, que después la vendí para comprar, no me lo dieron. Entonces di con el UVA en una entidad privada”, explicó.

Cuando se salga del congelamiento no sé a dónde vamos a quedar. Es una bomba de tiempo esto”, sintetizó el profesional. Al tiempo que coincidió con la línea expuesta por los “Hipotecados” en que “la solución es política”, ya que “los bancos van a seguir haciendo negocio con nosotros”.

“Desamparados frente a los bancos”

El 14 de enero, el grupo nacional “Hipotecados UVA” hizo público un documento en el que cuestionaron el accionar del gobierno nacional y exigieron una solución. “Recibimos una comunicación telefónica del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, a través de la cual, nos informaron que desde esa cartera no están en condiciones de poder brindar ningún tipo de solución al problema de los Créditos UVA, ni siquiera a los Procrear Indexados por UVA, señalando ahora al BCRA y al Ministerio de Economía como los organismos competentes en brindar respuesta y soluciones”, sostiene el documento

“La decisión llega luego de más de un año de citarnos en forma presencial y virtual, la llamada Mesa Técnica, iniciada por la ex ministra Ma. Eugenia Bielsa y continuada por el actual ministro Jorge Ferraresi, quien nos anunció en la última reunión mantenida con los referentes que se constituía una mesa interministerial con las áreas de gobierno con competencia en la materia, y que hoy ante la ausencia de convocatoria no se avanzó en una solución a nuestra problemática”, denunciaron.

"El Estado tiene la responsabilidad, por lo anteriormente hecho y la obligación, de proteger al ciudadano ante cláusulas abusivas y la usura desmedida, para que podamos afrontar nuestro compromiso de pago"

“Los créditos UVA no son un mero acuerdo entre particulares. Se aprobaron en el Congreso, los promovió el Ejecutivo y los otorgaron bancos estatales en su mayoría. Somos el resultado de una decisión política. El Estado tiene la responsabilidad, por lo anteriormente hecho y la obligación, de proteger al ciudadano ante cláusulas abusivas y la usura desmedida, para que podamos afrontar nuestro compromiso de pago”, expresó, entre otras consideraciones, el documento. Y apuntó a las promesas de campaña: “Durante la campaña electoral, el Frente de Todos, consideraba que nuestra lucha era genuina y justa. Hoy parece alejarse de esas promulgaciones y peor aún, nos desamparan frente a los bancos, como si estuviéramos en igualdad de condiciones”.

Por último, se exigieron los siguientes puntos:

  • a) Exigimos congelamiento del valor UVA, que frene la deuda usuraria, hasta que se establezca un nuevo mecanismo que repercuta en el equilibrio de las cuotas y la deuda, ambos actualizados diariamente.
  • b) Restructuración de la deuda, para obtener una cuota justa, coherente, y asequible en el tiempo.
  • c) Suspensión de las ejecuciones hipotecarias.
  • d) Prohibición de la securitización de los créditos.

Dejá tu comentario