Ciudad |

Cruce entre docentes y el Gobierno: Los paros siguen en suspenso

En el último Congreso de Agmer se definió que “si la patronal no cumple con todos los puntos exigidos se efectivizará un paro de 48 horas los días 10 y 11 de octubre y una tercera jornada de protesta el 18 de octubre”. Desde el Consejo General de Educación respondieron que no dialogarán bajo métodos coercitivos.

Para hoy a las 17 estaba prevista una reunión entre los docentes y los referentes del Gobierno Provincial para avanzar en un acuerdo paritario. Desde los gremios habían adelantado que su salario había quedado atrasado respecto de la inflación de los últimos meses por lo que les urgía acordar un nuevo aumento.

Los cuatro gremios docentes entrerrianos, Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (Amet), Unión Docentes Argentinos (UDA) y Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP), estaban citados para hoy a las 17, en el Salón de los Gobernadores de Casa de Gobierno.

Finalmente, y ante la amenaza de un paro de 72 horas previsto por Agmer, desde el CGE resolvieron suspender el encuentro.

“El gobierno convocará directamente a paritarias a través de la Secretaría de Trabajo”, informaron a través de un comunicado y explicaron que “en función de los condicionamientos expuestos por Agmer y el anuncio de medidas de fuerza si no se cumple con las exigencias sindicales, el Gobierno suspendió la convocatoria prevista para este martes y llevará directamente una propuesta salarial en un encuentro paritario que se realizará en la sede de la cartera de Trabajo”.

“No podemos dialogar bajo métodos coercitivos. La respuesta a nuestra convocatoria fue la amenaza de una medida de fuerza de 72 horas si no cumplimos con cada una de las exigencias establecidas por la dirigencia gremial”, dijo al respecto la presidenta del CGE, Marta Landó.

“La situación es compleja”

ElDía conversó con el secretario gremial de Agmer Gualeguaychú, Oscar Ávila. Respecto a la situación salarial, indicó que en agosto les otorgaron un 3% de aumento, cuando el gremio estaba solicitando un 7% en consonancia con la inflación. “Ahí quedamos un 4% abajo y ahora estamos viendo cómo vamos a cerrar lo de septiembre”, manifestó Ávila.

Además, le respondió a Marta Landó asegurando que los paros no son cuestiones impuestas por las dirigencias de los gremios, sino que cumplen con lo votado por cada uno de los Departamentos de la provincia.

Para septiembre también solicitaban un 7% de incremento salarial, más la devolución de los días de paro, aunque todo se dirimirá en el Ministerio de Trabajo.

“El mandato del Congreso era analizar lo que nos ofrecían en la reunión, y en caso de no aceptarlo, ejecutar los paros del día 10 y 11; así que estaremos esperando para ver qué pasa en las próximas horas”, indicó el gremialista.

En tanto, deberán esperar a que el Ministerio de Trabajo los convoque a una reunión paritaria o tal vez a conciliación obligatoria. De esta paso dependerá el futuro de las medidas de fuerza del gremio.

“Cada medida que tomen, tenemos que evaluarlo desde lo jurídico, porque no podemos hacer algo que ponga en riesgo nuestra personería jurídica”, explicó Oscar Ávila.

Asimismo, destacó que “hay una gran franja de docentes que está por debajo de los costos de la canasta básica. Hay muchos que cobran entre 16 mil y 17 mil pesos y la canasta básica se fijó en 22 mil pesos. Son muchos los docentes que recién inician que se encuentran en estas circunstancias, y su antigüedad no se mueve hasta el séptimo año”, resaltó.

“No somos responsables de la economía”

En otro orden, desde el CGE destacaron que lamentan “profundamente la actitud de Agmer” porque el “diálogo no es coerción”, dijo Marta Landó.

“Nuestra prioridad son los chicos en la escuela y hemos actuado siempre de buena fe. No somos responsables, al igual que nuestros docentes, de las variables de la macroeconomía y de los índices inflacionarios que golpean los bolsillos de los trabajadores. Pero la respuesta a nuestra invitación fue una amenaza de medidas de fuerza”, expresó la Presidente del CGE.

“Nuestra actitud es clara, franca y sincera. Ratificamos nuestro absoluto respeto al derecho a huelga, pero del mismo modo hacemos saber que los días no trabajados serán descontados en base a la definición de la Organización Internacional del Trabajo”, concluyó.

Dejá tu comentario