País | Entre Ríos | Maradona

Cuando Maradona hizo famosa a una clínica entrerriana durante la década del '90

"Maradona internado por stress en una clínica adventista", tituló diario La Nación el 3 de marzo de 1996, cuando el Diez se internó en el Centro Adventista de Vida Sana Puiggari, en Villa Libertador San Martín.

“El ex capitán del seleccionado programó su internación con un plan de trabajo de siete días de rehabilitación física y espiritual; Bilardo está dispuesto a viajar a Entre Ríos”, añadió luego el diario capitalino hace más de 24 años y medio. El 10 jugaba entonces en Boca y el doctor Carlos Bilardo era su DT.

“Maradona a pan y agua”, desplegó a dos páginas la revista El Gráfico donde mostraba a un Maradona pedaleando junto a sus hijas Dalma y Gianinna en la tranquila Villa Libertador San Martín. A su lado también iba su mujer Claudia Villafañe y el que lo representaba: Guillermo Cóppola.

La publicación deportiva más importante por aquellos años aún en el país reflejó un par de detalles más: por un lado, mostró que una de las pocas salidas fuera de la clínica que tuvo Diego Armando fue para ir a jugar al paddle y, por el otro, detalló que salió a pasar por el Parque Klaiber de esa misma localidad entrerriana.

El espacio verde privado del Centro Adventista de Vida Sana Puiggari perteneció a la familia Klaiber. Hoy pertenece al Sanatorio Adventista del Plata.

“Maradona está distendido y se integró con normalidad a la vida de la comunidad y participa a la par del resto de los huéspedes en las actividades”, había señalado hace 24 años el pastor Gastón Femopase vocero del Centro Adventista.

El ex capitán del seleccionado había llegado llegó el miércoles 28 de febrero de 1996 a Paraná (uno de los dos días de ingreso permitidos en el Centro) en un vuelo charter privado acompañado por su representante Guillermo Cóppola y por Nery Pumpido uno de los ayudantes del entrenador Carlos Bilardo y de inmediato se dirigió a la localidad de Villa Libertador San Martín para su internación.

El jugador, que poco después de su estadía en suelo entrerriano fue internado en una clínica Suiza, completó el programa mínimo de siete días de internación. El centro al que recurrió Maradona por indicación de Bilardo es una consecuencia de las tareas asistenciales que desarrolla el Sanatorio Adventista Del Plata desde 1908.

Las características de privacidad que impone el centro demanda un estudio previo de la problemática de los pacientes. La clínica ofrece programas para el stress desintoxicación tabáquica alcoholismo y obesidad.

Un dato curioso es lo que costaba hospedarse allí en aquellos años: “La reserva se avala con un 30 por ciento del arancel fijado ($1180/ $1580 para el programa mínimo) con la presencia del paciente se procede a una serie de estudios clínicos y una entrevista que definirán el programa”.

Maradona, según “La Nación”, cumplió a la par de los 40 internados la rutina que empieza a las 6 y termina a las 22. El promedio anual es de 54 personas diarias. El director del complejo pastor Juan Carlos Picasso coordina personalmente su apoyo espiritual.

Los programas incluían supervisión médica terapias grupales y personales hidroterapia y masajes dietoterapia y nutrición deportes y gimnasia y recreación.

Los pacientes buscan respuestas para mejorar sus hábitos de vida. El pastor Femopase respondió sobre los resultados que obtendrá Maradona durante su breve estada: "Esto no es mágico. Se trata de un impulso para ayudar a las personas a reencontrarse con sí mismo y tomar conciencia de su problemática. Gente de renombre descubrió la convivencia. En el futuro dependerá de su voluntad".

Fuente: El Entre Ríos - La Nación - El Gráfico

Dejá tu comentario