Deportes | fútbol | Gualeguaychú

Cuenta regresiva: Este lunes se define si se juega el primer torneo oficial

El presidente de la Liga Departamental Emiliano Zapata adelantó que las gestiones estaban avanzadas para que la denominada Copa Gualeguaychú se traslade a Larroque. En la última reunión virtual de la Liga algunos clubes presentaron una serie de dudas. Este lunes se resolvería si se realiza o queda suspendido el primer torneo oficial del año.

Por Fabián Miró

Los clubes quieren jugar luego de un año sin competencia, salvo los partidos de la inconclusa Copa Gualeguaychú que no pudo definirse en el tramo final de la misma. Los jugadores, un número importante de ellos, se integraron a equipos de Liga Amateur que habrían sido autorizados a realizar entrenamientos y encuentros amistosos.

Torneos y encuentros barriales que no están autorizados incluso se anuncian por las redes sociales, con premios que oscilan en los 10.000 pesos. También hay campeonatos de penales y de fútbol femenino. Sin embargo el fútbol oficial aun no arranca.

La normativa de provincia indica que al aire libre se pueden disputar encuentros, sin la presencia de público, con hasta 20 protagonistas en cancha, que podrían llegar a los 22 si lo autoriza el Coes local, que según lo informado habría habilitado, al menos a una liga amateur, para que lleve adelante los famosos encuentros sin la presencia de público y con todas las medidas de seguridad correspondientes.

Al respecto, Emiliano Zapata señaló que la dirigencia local presenta “mucha ansiedad y a la vez preocupación porque sus jugadores, o buen parte de ellos, están jugando encuentros amateurs, torneos de penales, con los riesgos de lesiones y de contagio, dado que no existirían controles de ningún tipo; mientras que por otro lado no se autoriza a jugar al fútbol con público”.

"Se autorizan eventos a cielo abierto, pero no el fútbol que también es un evento al aire libre, en algo contradictorio porque- resaltó- los dirigentes de los clubes ven que los jugadores participan en diferentes torneos que no son federados, siendo esta una de las razones por la que buscamos otro lugar del departamento en donde poder jugar ya que en Gualeguaychú no podemos hacerlo”.

Lo que dice el presidente de la Liga tiene sus razones. Se realizan encuentros y torneos en diferentes puntos de la ciudad sin ningún tipo de control; en tanto que el local está parado.

Cabe señalar que salvo clásicos barriales, partidos que dividen a una ciudad como Deportivo-Juventud y Central Larroque-Sportivo, la cantidad de público que asiste a las canchas es menor, y con un poco de voluntad la gente se pude ubicar sin mantener contacto entre sí. Hemos contado 25/40 personas en un partido de primera, razón por la cual se podría jugar tranquilamente en un fútbol donde la gente llega con sus reposeras a la cancha.

Ahora, en lo que refiere a la posibilidad de jugar en Larroque, donde los gastos de apertura de cancha y arbitraje estarían asegurados, algunos clubes preguntaron por quién se haría cargo de los traslados hasta la vecina localidad.

"Jugar en Larroque se hace muy difícil por el costo del colectivo que transporta a los jugadores, que es de 15.000 pesos, y no tenemos manera de generar ingresos", manifestó un dirigente de la ciudad a ElDía, y añadió que "Sin poder alquilar salones, las loterías familiares, y sin la recaudación del fútbol infantil todo se hace cuesta arriba, porque no se ha dejado de pagar servicios y demás gastos que son costos fijos difíciles de afrontar".

Cabe destacar que la mayoría de los clubes no cuentan con mayores recursos. Los barriales cobran cuotas sociales ínfimas a gente que se asocia para dar una mano. Algunos, en la cuarentena, aprovecharon para mejorar sus instalaciones, campo de juego, con muchísimo esfuerzo; mientras que otros, a duras penas, lograron cortar el pasto, y otros, ni siquiera eso.

Dejá tu comentario