Policiales |

Cumplen prisión preventiva los dos detenidos por agredir a la Policía

Yari Sartori es uno de los dos detenidos que en la madrugada del domingo atacó a dos oficiales de Policía mientras que cumplía con un arresto domiciliario por un violento robo cometido en un domicilio de Boulevard Rivadavia. ¿Quién es este delincuente que cumplió largas condenas y protagonizó una fuga de una cárcel?

Sartori y su supuesto cómplice en el robo del que se llevaron más de 100 mil pesos, fueron beneficiados con un arresto domiciliario en la casa de Sartori, ubicada en calle 1° de Mayo en el barrio Belgrano de Urdinarrain. Hasta ese lugar llegaron dos oficiales de la Comisaría, alertados por la música fuerte.

Sartori se puso violento con los uniformados cuando fueron a notificarlos de la denuncia de sus vecinos por los ruidos molestos. Amenazó con un hierro a ambos policías y esto bastó para que el fiscal Lucas Pascual requiriera la detención. Su compañero no fue detenido ese día porque no participó de la agresión, pero escapó al otro día del arresto domiciliario y fue ubicado en la calle, lo que le valió que se le revocara el beneficio y cumpla el resto de la medida junto a Sartori, pero de forma efectiva.

¿Quién es Sartori?

El historial de Yari Emanuel Sartori es abundante. Protagonizó el primer y único juicio que se realizó en Urdinarrain en 2013. Estando alojado en el Penal de Gualeguay escapó en 2015 junto a un homicida, pero los atraparon. Más tarde recibió una condena de un año de prisión por drogas y amenazas.

El 28 de abril de 2013 ingresó a un local con el rostro descubierto, compró unas golosinas y cuando le estaban cobrando, saltó al otro lado del mostrador y tomó del cuello a la comerciante, encañonándola en la cabeza con un arma de fuego. Se llevó los 700 pesos que había en la caja. El 4 de septiembre se dictó sentencia. El Tribunal presidido por Eduardo García Jurado, acompañado por las vocales Alicia Vivian y Mariela Rojas, sentenció a Sartori a 6 años y 8 meses, pero luego esa sentencia fue recurrida y la Cámara de Casación bajó la condena a tres años y medio porque a su entender no estaba acreditada la aptitud para el disparo del arma que portaba Sartori.

En marzo de 2015, junto a Carlos Jesús Coronel, un preso que había sido condenado a 13 años por un homicidio simple, escapó del encierro. Violentaron una reja, subieron a los techos y corrieron hasta una de las calles, pero ambos fueron recapturados rápidamente

Empezó a cumplir la condena en la Unidad Penal 2 de Gualeguaychú, pero luego fue trasladado a la cárcel de Gualeguay. En marzo de 2015, junto a Carlos Jesús Coronel, un preso que había sido condenado a 13 años por un homicidio simple, escapó del encierro. Violentaron una reja, subieron a los techos y corrieron hasta una de las calles, pero ambos fueron recapturados rápidamente.

Después de cumplir la sentencia en la UP2 y recuperar la libertad, Sartori volvió al delito. El 12 de septiembre de 2018, junto a otros dos hombres, fue detenido a bordo de un Volkswagen Senda luego de una persecución por la Ruta 16 que culminó frente a la estación de Carbó. Les revisaron el auto y les encontraron 48 piedras de cocaína que pesaron un total de 39 gramos.

Pero antes de este último hecho, Sartori cometió otros delitos. Junto a otro hombre, fue a la casa de una mujer en Urdinarrain que lo había denunciado por el robo de una bicicleta y la amenazó: "cuidáte vos y tus hijas, vos andás diciendo que yo te robo la bicicleta y yo nunca te toque nada, así que cuidáte". Esto tenía como finalidad amedrentar a la mujer para que no avanzara o prosiguiera con la denuncia radicada el 11 de junio.

vamos entren milicos putos, entren y uno de ustedes sale muerto

vamos entren milicos putos, entren y uno de ustedes sale muerto

El otro hecho que también se le imputó en este último juicio fueron los daños que causó el 1 de septiembre cuando la Policía llegó a una casa en calle Linares Cardozo y Sartori los recibió portando en su mano derecha una madera tipo bate de beisbol y en su mano izquierda un arma blanca tipo cuchillo. Los policías trataron de que este joven de 29 años tratara de tranquilizarse, pero lejos de ello los amenazaba: “vamos entren milicos putos, entren y uno de ustedes sale muerto”, les gritaba mientras golpeada el cuchillo contra el palo que tenía en sus manos.

Luego de todo eso, Sartori fue declarado reincidente, por lo cual no podía acceder a una pena de prisión condicional. Se lo condenó a un año de prisión efectiva por los delitos de “tenencia simple de estupefaciente en concurso real con el delito de amenazas simples -dos hechos- desobediencia a la autoridad y daño”, y se dispuso su inmediato alojamiento en la Unidad Penal 9.

Esa pena se agotó y ahora enfrenta una imputación por robo agravado y amenazas agravadas, que tras el reinicio de la actividad judicial avanzará en los tribunales de Gualeguaychú.

Dejá tu comentario