Ciudad | Gualeguaychú

De la travesía del viaje de 45 horas a la tranquilidad de las fotos en la casa del obispado

Sol Reichel compartió sus fotos desde la Casa de Encuentro Virgen Peregrina. Allí pasó sus días en aislamiento junto a María Elena. Ahora, ambas ya están en sus hogares.

vijae
El viaje de sol: 1- Morro de Sao Paulo. 2-San Salvador de Bahía. 3-Sao Paulo. 4-Porto Alegre. 5- Frontera. 6-Retiro. 7- Gualeguaychú.
El viaje de sol: 1- Morro de Sao Paulo. 2-San Salvador de Bahía. 3-Sao Paulo. 4-Porto Alegre. 5- Frontera. 6-Retiro. 7- Gualeguaychú.

Sol y María Elena cruzaron sus caminos en la Casa de Encuentro Virgen Peregrina, donde funciona uno de los refugios dispuestos por la Municipalidad para aquellas personas que deben cumplir el aislamiento y no tienen un espacio para hacerlo. Allí dejaron su testimonio, su semblanza de un tiempo dificil de descifrar.

Contar los días... en fotos

La Casa del Encuentro del obispado está ubicada en el predio donde funciona el colegio primario Pío XII cuenta con un gran predio con grandes árboles y mucha tranquilidad. “Dado el lugar y que íbamos a pasar ahí varios días decidimos hacer un diario de la cuarentena, apelando a lo creativo. Con María Elena se nos ocurrió ponerle un nombre a cada día.” dijo Sol.

2.jpg

Paisajes, semblanzas que evocan sentimientos, incertidumbres, angustias y esperanzas, en un aislamiento distinto, en una Gualeguaychú y una Argentina distintas. Un aislamiento entre tantos otros, que sin embargo se unen en una voluntad colectiva de cuidado.

3.jpg

Llegar, irse

El Estado municipal, en el marco de las políticas para resguardar la salud de nuestra comunidad, garantiza refugio a personas que deben cumplir con el aislamiento. Pero esta protección sólo es posible a partir del compromiso de todos.

“En viaje me contacté con personal del municipio para confirmar si aceptaba ir a la casa del obispado, a lo cual yo accedí para cuidar a mi familia y estaba avisada que debía pasar 14 días aislada” explicó María Elena. Por su parte, Sol agregó que “en Brasil no había mucho cuidado, era un caos, no había mucha conciencia. Por eso no quise volver a mi casa, para no poner a nadie en riesgo”.

4.jpg

Los días pasaron en la Casa de Encuentro, nombre que se fue haciendo cada vez más oportuno en esta historia. María Elena y Sol ya están en sus hogares, con la seguridad y la tranquilidad de haber cuidado a su familia, a sus amigos, a su comunidad. La pandemia ciertamente nos impone restricciones, distancias, nuevas rutinas, incertidumbres y angustias. Pero también algunas vivencias que aportan algunas claridades. “En ningún momento me sentí encerrada” aclaró María Elena, “No hubo tiempo de aburrirse, no hubo ganas de aburrirse” concluyó Sol.

Podés ver la colección completa de fotos en: https://owncloud.gualeguaychu.gov.ar/owncloud/s/v89d60lgLqG9d7T

Lee también: La travesía de Sol, la Gualeguaychuense que viajó 45 horas en lanchas, aviones y a pie para volver a casa

Dejá tu comentario