Información General |

Delitos contra la seguridad vial: Conoce cuales son

Se conoce como Delito contra la seguridad vial a una conducta ilícita que pone en riesgo nuestro entorno y a las personas alrededor. De acuerdo al Código Penal Español. Esta acción de no respetar las normas establecidas por las autoridades sobre la seguridad vial, pone en tela de juicio tanto la vida del autor como la de aquellos que lo rodean. Conocer estos delitos nos permitirá tomar medidas para evitar cometerlos.

Regulación de los delitos contra la seguridad vial

En España, tales delitos están tipificados dentro del Código Penal, específicamente en su Título XVII, Capitulo IV. Los artículos 379 a 385 establecen las conductas que se consideran delitos contra la seguridad vial, a saber:

  • Superar la velocidad máxima permitida de 60km/h en zonas urbanas y 80km/h en carreteras interurbanas.
  • Conducir bajo los efectos del alcohol o drogas. Para eso, se debe tomar una prueba de alcoholemia; si el conductor supera el límite de 0,60mg/l por aire espirado, o bien una tasa superior a 1,2gramos de alcohol por litro de sangre.

¿Qué pasa si un conductor comete uno de estos delitos en contra de la seguridad vial? El artículo 379 del Código Penal establece las siguientes penas para el infractor:

  • Pena de prisión de tres a seis meses, con multa de seis a doce meses o trabajos a beneficios de la comunidad por un periodo entre treinta y uno y noventa días. También es posible que se le prive de su derecho a conducir retirándole el carnet por un tiempo que va de uno a cuatro años.

La ley penal describe los delitos de seguridad vial con el fin de proteger un bien jurídico colectivo, es decir de titularidad y uso público. Estos bienes jurídicos son la vida, integridad personal y salud de los ciudadanos. Por lo tanto, en el caso de que estos se vean afectados, estos delitos se convierten en pluriofensivos.

Manifestación de la conducta delictiva

La misma ley establece las diferentes formas en las que se manifiesta el delito contra la seguridad vial. Por supuesto, la pena será diferente en cada caso pues en algunos se tiene en cuenta incluso la intención del autor.

Este último se evidencia ante la negativa del conductor de cumplir con el control de alcoholemia por parte del agente correspondiente. Según el artículo 383 del Código Penal, cualquier persona que se niegue a realizarse pruebas legales para comprobar la tasa de alcoholemia o bien si hay presencia de drogas, sustancias psicotrópicas o estupefacientes pudiera recibir la siguiente pena:

  • Prisión de seis meses a un año, además del retiro de su carnet de conducir por un periodo superior a un año, y hasta cuatro años de privación del derecho a conducir.

También será sancionado aquel ciudadano que conduzca vehículos de motor o ciclomotor con licencia vencida o bien que haya perdido sus puntos legales. En este caso, la pena de prisión irá desde los tres a seis meses, además de una multa de doce a veinticuatro meses. En algunos casos, se someterá al actor a trabajos a beneficio de la comunidad por más de treinta días y hasta noventa días.

Requisitos a cumplir para considerar una acción un delito contra la seguridad vial

En el artículo 380 del Código Penal Español se contemplan los delitos contra la seguridad vial en cuanto a la conducción temeraria. Vale mencionar que esta acción pone en peligro tanto la vida del conductor como de las personas que van en el coche o que se encuentran alrededor de este.

Un conductor que cometa tal infracción será castigado con pena de prisión que puede ir de seis meses a dos años. Además, se le privará del derecho de conducir por más de un año y hasta seis años.

Claro está, hay que tener en cuenta que tal conducta debe ir acompañada de cualquiera de las circunstancias que la misma ley establece en su aparado primero, inciso segundo del artículo 379. De allí la importancia de conocer la ley, pero lamentablemente muchos ciudadanos tienen permiso de conducir prestar atención a lo que se establecen en las ordenanzas, o bien que no les interesa lo que dicen.

Es nuestra responsabilidad cuidar de todos, sobre todo de quienes van con nosotros en nuestros coches. Por eso, conducir con precaución y siguiendo los lineamientos jurídicos nos convertirá en excelentes conductores y ciudadanos.

Dejá tu comentario