Me-Gusta-960x120-CARO
Provincia |

Denunciaron a un geriátrico entrerriano por maltratos y abandono a los adultos mayores

En el Ministerio Público Fiscal de Concordia fue recibida este viernes una grave denuncia contra un geriátrico ubicado en Villa Zorraquín.

El acta que documenta los dichos de la denunciante, una ex empleada del lugar, incluye crudas descripciones de lo que allí estaría ocurriendo. A ello se agregan fotos enviadas, que habrían sido captadas en la residencia aludida, donde se ven instalaciones sucias y abandonadas, comida en mal estado, un abuelo acostado en el piso y otros mal heridos.

La denunciante, Claudia Noemí Ruíz Díaz, apuntó sin titubeos contra los propietarios del geriátrico Los Nonos, a quienes identificó como Natalia Alcaraz y Pablo Suárez, este último de nacionalidad uruguaya, agregó.

Además de aludir a incumplimientos salariales, Ruíz Díaz describió serias deficiencias que repercuten en la calidad de vida de los abuelos allí alojados. En el acta se lee: “PABLO Y NATALIA no iban casi nunca al geriátrico, había veces que iban a las 12 del mediodía a llevar alimentos para que les hagamos la comida a los abuelos y comían re tarde. Hubo veces que yo tuve que comprar con mi dinero para darles de comer porque no comían sino. Pasan hambre, frío y no los atienden bien. El geriátrico es un lugar para personas mayores pero también tienen alojados ahí 3 chicos con síndrome de Down. A uno de ellos, PABLO Y NATALIA lo adoptaron; él tenía mamá pero no sé qué habrá pasado. Pablo lo golpea mucho; una compañera de nombre ALEJANDRA (no recuerdo el apellido ahora) vio cómo le pegaba pero no se quiso meter por miedo a PABLO. Otra chica de nombre NOEL (no recuerdo el apellido) siguió trabajando en el geriátrico y me contó que había fallecido un abuelo a quien le había agarrado una escara en la espalda, generándole una gran infección y que posteriormente falleció el día 29/07/2021, y NOEL dejó de trabajar al ver lo mal que se encontraban los abuelos allí alojados. En el Geriátrico no hay enfermeras, ni tampoco médicos. Hay veces que faltan remedios para los abuelos y los tenemos que andar llamando a PABLO o a NATALIA para que nos los traigan. Ahora quedaron trabajando sólo 5 empleados en el lugar y 12 abuelos (entre ellos los 3 chicos con síndrome de Down) pero no los cuidan como corresponde”.

Al preguntársele si quería expresar algo más, la denunciante agregó: “Yo lo único que quiero es que los desalojen a NATALIA y a PABLO, yo puedo hacerme cargo de los abuelos mientras tanto busquen unos nuevos dueños, no quiero que los abuelos se sigan muriendo”.

Por último, Ruíz Díaz ofreció como testigos de los graves hechos denunciados a otros cuatro compañeros de trabajo del geriátrico, uno de los cuales hizo llegar crudas imágenes del interior del establecimiento. Una de esas fotos muestra a un abuelo con herida cortante en el rostro.

La investigación que procurará determinar la veracidad de lo denunciado quedó a cargo del fiscal en turno Francisco Azcué. (El Entre Ríos)

Dejá tu comentario