Policiales |

Denunció tortura policial: dijo que le pusieron una bolsa en la cabeza hasta quedar sin aire

En los Tribunales de Gualeguaychú se investiga una denuncia que se radicó a fines de julio por parte de un joven que aseguró haber sido víctima de un mal procedimiento policial. El funcionario denunciado dijo en su descargo que hubo "un breve forcejeo" y que se utilizó "la fuerza mínima y necesaria".

El joven tiene 25 años y realizó la denuncia ante el fiscal Guillermo Biré dos días después de realizado el procedimiento que culminó con su detención en el barrio Quijano. En Fiscalía relató que en la madrugada del sábado 27, mientras se encontraba en el interior de una vivienda deshabitada, se escondió en una habitación al notar que se acercaba la Policía.

Este joven tiene antecedentes y un consumo problemático de droga, por lo cual ha sido varias veces detenido por la Policía. Pero más allá de esto, de haber cometido un delito o no, lo que se pone de manifiesto es el accionar policial en su detención.

El denunciante señaló que ingresó un uniformado a la vivienda, al cual identifica con nombre y apellido, y junto a otro policía comenzaron a golpearlo “de manera brutal”. En la denuncia, a la cual accedió ElDía, le describió al Fiscal todo lo que ocurrió dentro de la casa: “me pegaron por todos lados, en la cara, en la cabeza, en el oído, en las piernas, creo que hasta un culatazo me dieron en la espalda cerca de la cadera”.

Luego de ello indicó que el policía identificado “me puso una bolsa de nylon transparente en la cabeza y me la ajustaba bien a la cara desde atrás y me impedía respirar, cuando veía que me estaba quedando sin aire, me aflojaba. Tres veces hizo ese mismo procedimiento”.

También agregó que mientras lo golpeaban, el policía lo amenazaba diciéndole que lo estaba “salvando que le pegaran un tiro porque había otro patrullero afuera”. “Yo a él lo conozco de la comisaría, de verlo en el barrio en el patrullero, varias veces me levanta y me lleva a identificar, aun cuando no estoy haciendo absolutamente nada. Es más, una vez iba caminando con mi amigo ‘Tito’ que vive en el Quijano y a mí me llevaron y a él lo dejaron; me tuvieron 5 días porque dijeron que estaba haciendo disturbios en la calle. Todo mentira”, relató.

El hecho que se puso a disposición de la Fiscalía ocurrió en una vivienda de calles Rébori y Laxague, en la zona oeste de Gualeguaychú, y en el procedimiento intervinieron dos móviles de la Comisaría Sexta con la participación de cuatro funcionarios.

La versión que brindó el Oficial a cargo de ese procedimiento es que ordenó a los dos cabos que iban cada uno en sus respectivos móviles a que ingresaran a la propiedad con los recaudos correspondientes mientras él y un Sargento cubrían el exterior del inmueble para interceptar al sospechoso en caso de que intentara huir.

Los cabos treparon por un portón de chapa y posteriormente por una pared para acceder al garaje del inmueble. Luego abrieron la puerta de ingreso y accedieron al interior. Más tarde encontraron al joven escondido dentro de una habitación, “al cual le ordenaron que inmediatamente se arroje al piso y quede inmóvil, a lo cual hace caso omiso, riñéndose en un breve forcejeo el cual fue contenido por ambos funcionarios, los cuales redujeron al masculino utilizando la fuerza mínima y necesaria, colocándole las esposas provistas para su resguardo y el propio”.

Biré tiene en su poder la investigación por apremios ilegales, y está a la espera del otro legajo judicial que tiene a su cargo la fiscal Natalia Bartolo por el hecho por el cual fue detenido. Este joven, que llegó golpeado a los Tribunales y las lesiones fueron constatadas por el forense Marcelo Benetti, intentó robar un calefón de la casa donde fue detenido y por no tener antecedentes computables se le dictó una probation de un año.

Más allá del hecho delictivo que ya tiene un dictamen (probation) será materia de Biré establecer la responsabilidad policial en el procedimiento. Por el momento el caso ha sido calificado como apremios ilegales y tendrá como tarea confirmar si el episodio con la bolsa de nylon sucedió. “Es la palabra de uno contra la palabra del otro”, indicó el Fiscal.

Dejá tu comentario