Provincia |

Desde Salto Grande informaron que el apagón se produjo "fuera de su cuadrilátero"

La CTM precisó que la falla del sistema eléctrico se produjo por fuera de su área de responsabilidad y que la rápida reacción permitió devolver con rapidez el servicio a varias ciudades entrerrianas.

Ante el colapso del sistema eléctrico interconectado que tuvo lugar el domingo pasado, la Comisión Técnica Mixta (CTM) de Salto Grande sostuvo en un comunicado que “pudo reaccionar rápidamente poniendo en funciones dos unidades generadoras que permitieron poner en operación a las otras 12, lo que permitió a su vez reponer el servicio en gran parte de las localidades afectadas en menos de dos horas”.

“Habiéndose originado el colapso a las 7:06, la unidad 3 entró en servicio a las 07:25 y la unidad 10 a las 08:07. Con estas unidades se energizaron los transformadores elevadores correspondientes a esas unidades y de esa forma se recuperaron los servicios auxiliares normales de la central”, informaron.

A las 7:06 del 16 de junio de 2019 se produjo un colapso total del sistema eléctricointerconectado. Esta falla se produjo fuera del cuadrilátero que opera la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande. Este cuadrilátero une cuatro subestaciones: Salto Grande Argentina, Salto Grande Uruguay, Colonia Elía y San Javier.

Salto Grande recibió entonces el impacto de esa falla que se produjo fuera de sus instalaciones. Este impacto resultó en que las 10 unidades de Salto Grande (de un total de 14 instaladas) que estaban en servicio a esa hora se desconectaron del sistema por actuación de las protecciones automáticas de frecuencia.

CAMMESA (que es quien realiza el despacho eléctrico argentino) informó que la tensión era cero en el sistema, o sea un colapso total, y dio la instrucción de realizar el arranque en negro de la Central, esto es sin ninguna vinculación con el sistema. Salto Grande se comunicó también con ADME (el despacho uruguayo) para confirmar que la tensión también era cero en Uruguay.

Los servicios auxiliares esenciales de la Central y del Centro de Operaciones (COU) se alimentan de los sistemas eléctricos de alimentación ininterrumpibles (de emergencia) por lo tanto continuaron en servicio. Arrancaron en forma automática los grupos diésel de emergencia y quedaron listos para alimentar la puesta en servicio de las primeras unidades.

La demanda en el sistema argentino en esos momentos antes del colapso era de 13.000 MW. La demanda en sistema uruguayo era cercana a 1000 MW.

Se realizaron las maniobras necesarias para alimentar los servicios auxiliares de una unidad generadora en cada margen (argentina y uruguaya) y se procedió a arrancar las mismas. La unidad 3 entró en servicio a las 07:25 y la unidad 10 a las 08:07. Con estas unidades se energizaron los transformadores elevadores correspondientes a esas unidades y de esa forma se recuperaron los servicios auxiliares normales de la central.

“A medida que se fue consiguiendo alimentar las primeras cargas en los sistemas, Salto Grande fue ingresando en paralelo el resto de las unidades, siempre en coordinación con los despachos. En este proceso paulatino se busca siempre que exista equilibrio entre la generación y la demanda, controlando la tensión y frecuencia del área del sistema eléctrico que ya se estaba recuperando. La última de las 14 unidades generadoras de Salto Grande entró en servicio a las 10:40”, concluyó el comunicado.

Dejá tu comentario