País | Alberto Fernández | campo | Vicentin

Después de las protestas por Vicentin, el Gobierno baja el tono a la disputa

"El Presidente no va a avanzar en ninguna medida que divida a los argentinos", dijo Gabriel Delgado, el hombre que designó Alberto Fernández para desembarcar en Vicentin.

La Casa Rosada buscó bajar la tensión y enviar un mensaje conciliador después de la masiva movilización del campo, que incluyó cacerolazos en algunas ciudades en defensa de la propiedad privada, y mientras aguarda la decisión del juez Fabián Lorenzini sobre la denominada "solución Perotti", el plan que presentó el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, para intervenir Vincentin sin la expropiación.

Después de marchas y contramarchas, en la Casa Rosada se impuso por ahora el ala dialoguista. El encargado de hacer público el cambio fue el interventor que designó el presidente Alberto Fernández, Gabriel Delgado, quien por decisión del magistrado quedó como veedor oficial.

"Quiero trasmitir la opinión del Presidente: no va a avanzar en ninguna medida que divida a los argentinos", dijo Delgado en las últimas horas. Y añadió: "Creo que el Presidente está en tratar de agotar todas las instancias superadoras, y en analizar todas las propuestas para sacar a la empresa adelante".

Las palabras de Delgado chocaron nuevamente contra el kirchnerismo de paladar negro, con base en el Instituto Patria, desde donde impulsan la expropiación sin condicionamientos. Graciana Peñafort, abogada de la vicepresidenta Cristina Kirchner y directora de Asuntos Jurídicos del Senado, sostuvo que "sino funciona la alternativa de Perotti", el gobierno nacional irá "por la expropiación" de la cerealera.

"Lo dijo con claridad el sábado el Presidente, si la alternativa Perotti funciona, y es la forma, vamos por esa vía. Pero no sabemos si esa vía va a funcionar. Hoy está superditada a la decisión judicial. Y me parece importante rescatar la empresa, porque hay muchos puestos de trabajo en juego", sostuvo la abogada, elegida el año pasado por la vicepresidenta en el Senado para sus batallas jurídicas.

Después de rechazar el decreto con la intervención que dispuso el Presidente, ahora el juez federal de Reconquista debe resolver el planteo que formuló el gobierno santafecino, que postula la intervención judicial de la empresa, pero con los mismos interventores que designó el gobierno nacional. Es decir, sin los actuales directivos de Vicentin.

"Estamos esperando una respuesta del juez. Somos respetuosos de la voluntad de Lorenzini, y vamos a seguir buscando alternativas para tratar de salvar las fuentes de trabajo, para tratar de salvar las exportaciones y para tratar de salvar el interés de los acreedores", explicó Delgado.

Desde la provincia consideraron que la presentación que hicieron el último viernes es el camino para "rescatar a Vicentin para poder cumplir con los compromisos asumidos, sostener su actividad y generar flujos de fondos para que sea sustentable". Según el secretario de Justicia de la provincia, Gabriel Somaglia, el "acompañamiento de la provincia será dentro del proceso concursal".

Desde la empresa, en tanto, rechazaron el "Plan Perotti" e insistieron en que todo debe seguir en el marco del actual concurso de acreedores que lleva adelante el juez Lorenzini. Según Máximo Padoán, accionista y director de la compañía, la propuesta del mandatario de Santa Fe es "mucho peor" porque pretende, dijo, "una intervención sin límite de tiempo".

Dejá tu comentario