Ciudad | Salud | tecnología

Distinguen a un gualeguaychuense por sus innovaciones vinculadas a la biomedicina

Iván Isaack fue uno de los diez entrerrianos distinguidos en diferentes rubros por la JCI. Será premiado en Ciencia y Tecnología por una serie de trabajos en innovaciones vinculadas a la biomedicina.

Por Fabián Miró

El ingeniero electrónico de 27 años Iván Isaack comenzó hace un par de años, cuando aún era estudiante de ingeniería, junto a un grupo de compañeros a realizar trabajos de tecnología “orientados a persona con discapacidad, que tenían problemas para movilizarse y se encontraban internadas en una clínica”.

Primero todo comenzó como un hobby, pero en 2016 diseñaron “un dispositivo “Giromousse” que le cambió por completo la vida a las personas que tienen poca o nula movilidad en sus miembros superiores: con esta innovación pudieron manejar una computadora, tablet o smartphone. Mediante una especie de vincha y a través de sus sensores se logra controlar un cursor girando la cabeza, mientras que para hacer click se debe levantar las cejas o dejar pasar unos segundos sin mover ninguna parte del rostro.

Este inquieto ingeniero que fue distinguido en diferentes rubros por la JCI y que será premiado en Ciencia y Tecnología por una serie de trabajos en innovaciones vinculadas a la biomedicina, cursó sus estudios primarios y secundarios en la ENOVA. Luego se radicó en Buenos Aires, donde estudió Ingeniería Electrónica en la Universidad de Buenos Aires, especializándose en la rama de Biomedicina en los últimos dos años.

“Entonces dimos inicio a un emprendimiento al que denominamos LAB-A tecnología asistida en el que desarrollamos una serie de trabajos, además de participar en una serie de concursos, de los cuales ganamos dos, que nos permitió obtener algo de dinero”, relató.

“Fuimos haciendo proyecto y conformando un equipo integrado por ingenieros, programadores, licenciados y diseñadores, tanto gráficos como industriales. Seguimos haciendo trabajos, y cuando me estaba por recibir, en febrero de 2019, decidimos jugárnosla y presentamos un plan de inversión a un grupo que empezó a trabajar con nosotros, dando inicio a una pequeña empresa de salud”, amplió su historia.

Actualmente, se encuentra haciendo desarrollos de software para salud, como una historia clínica digital, orientado primero para neurorehabilitación, con la idea de que se expanda a otras ramas. El equipo de trabajo que integra está conformado por 16 profesionales que hacen prótesis a partir de scaneos e impresión 3D. “En general es un trabajo manual que estamos transformando con la suma de tecnología. Es así que a partir de un scaneo generar la prótesis automáticamente”, explicó. Además, durante la pandemia, hicieron y donaron máscaras a través de impresión 3D.

Por otro lado, trabajamos en lo que es el “desarrollo de software para todo lo que es salud con un desarrollo propio, además de ofrecer servicios de innovación tecnológica a la industria de salud”.

Finalmente, indicó que presentaron un proyecto a una fábrica para “hacer barbijos reutilizables y reciclables, diseñando uno con material de silicona para uso médico. La idea es que se puede limpiar y volver a utilizar. Lo único que se cambiaría son los filtros”.

Dejá tu comentario