Policiales |

Dos comerciantes fueron estafados en miles de pesos en compras con tarjeta adulterada

El autor es el mismo hombre, que acompañado de su hijo primero pasó una bicicletería y se llevó 103 mil pesos en rodados. Luego se dirigió a un local de electrónica y gastó poco más de 40 mil pesos. Dijo ser argentino que trabajaba en Brasil y por ello utilizaba una tarjeta de crédito internacional.

Gustavo Bruzzoni y Hamud Dahuc son dos comerciantes de Gualeguaychú que el sábado fueron visitados en sus negocios por un mismo sujeto que realizó operaciones idénticas con una tarjeta de crédito brasilera y logró llevarse mercadería por un valor cercano a los 150 mil pesos.

El modus operandi fue el mismo en las dos ocasiones. Primero fue a la bicicletería Bruzzoni, donde seleccionó una bicicleta KTM, una Kawasaky y una Venzo, y además se llevó un portabicicletas y un par de anteojos. Una venta de 103 mil pesos, algo inusual para estos tiempos de crisis. Sin embargo esto no levantó sospechas en el comercio y la transacción se realizó sin inconvenientes.

Luego se dirigió al local de electrónica Virtual Games de Dahuc, ubicado un par de cuadras más arriba sobre calle Urquiza. De la misma forma que en el hecho anterior, entró al negocio y seleccionó dos artículos que sumaron poco más de 40 mil pesos.

Al momento de abonar reitera la operación. Saca la tarjeta, muestra el DNI y alerta al comerciante que la tarjeta es brasilera porque trabaja en Brasil. Coincidían los datos de nombre y apellido, e incluso le dice al comerciante que debido al monto posiblemente deba pedir autorización. Dahuc llamó al número de teléfono que figuraba en el reverso del plástico y del otro lado fue atendido por un call center, de donde le requirieron el número de la tarjeta y que certificaran el nombre y apellido con el del plástico.

Hasta ese momento todo era normal. No había nada que alertara lo que podría ser un delito. El supuesto estafador habla con el call center, confirma los montos, y después de eso se pasó la tarjeta por el posnet. Le informan al comerciante que ponga la venta offline y luego de ello les pide un código de aprobación. Tras esto sale el ticket, el comprador lo firma y luego se va.

Pero apenas cruzó la puerta, Dahuc olfateó algo extraño. Llamó por teléfono al lugar donde dijo que se estaba hospedando y del otro lado le informaron que no había nadie con esas características. Llamó al contacto de teléfono que había dejado en la compra y nada. Puso el DNI en el padrón electoral y saltó que pertenecía a otra persona. “El DNI era original, pero en definitiva debe ser trucho, adulterado”, explicó a ElDía.

La Policía tomó conocimiento de las operaciones y de las características del hombre que abordaba una camioneta blanca de una cabina, pero no se lo pudo localizar. Hay ciertas esperanzas entre los comerciantes que todo se trate de una falla electrónica y que el dinero se acredite el próximo mes, pero las probabilidades de esto son prácticamente mínimas.

Dejá tu comentario