Me-Gusta-960x120-CARO
Provincia |

Dos municipios entrerrianos retienen vehículos con caños de escape antireglamentarios

En General Ramírez y Crespo tomaron la posta para proteger a los vecinos de los caños de escape libre en los vehículos, que están fuera de regla. Y hoy son ciudades pioneras en la región en implementar una medida concreta para frenar esta molestia con normativa específica.

El estrépito que provoca una moto con escape libre puede generar 125 decibeles (db) aproximadamente y afectar el bienestar, teniendo en cuenta un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se consideran los 50 db como el límite superior deseable para garantizar la salud auditiva, y para asegurar plenamente el sueño se necesitan ruidos menores a los 30 db durante ocho horas.

En la mayoría de las localidades existe la queja de los vecinos respecto a la proliferación de vehículos que circulan con el caño de escape fuera de regla. Se trata de una moda o una costumbre que puede afectar considerablemente la calidad de vida de quienes están expuestos a este tipo de ruidos molestos, que se suman a los incómodos sonidos habituales del tránsito cotidiano.

Pero a pesar de que la OMS advierte que “el 76% de la población que vive en los grandes centros urbanos sufre de un impacto acústico superior al recomendable” y esto afecta de diferentes formas a la ciudadanía”, son muy pocas las ciudades en las que se toman medidas para controlar esta situación.

Ramírez es una excepción: cuentan con una ordenanza desde el año pasado y durante varios meses fueron decomisando los caños de escape antirreglamentarios en los controles de tránsito que realiza la Municipalidad, y además fueron innovadores en cuanto al destino que se le da a estos artefactos: los compactan y se los entregan a los referentes de la cooperativa de recuperadores de residuos “Creando Valores” para que puedan comercializarlos.

Flavia Pamberger, la viceintendenta, destacó el trabajo que se viene llevando adelante y comentó que "desde el año pasado se vienen secuestrando vehículos con caños de escape antirreglamentarios y se los aplastó con la máquina que tiene un rodillo vibrocompactador. Tiempo atrás se realizó un convenio con la cooperativa de recicladores que tenemos en la ciudad para que ellos lo vendan después. Con eso cerramos el ciclo, en el que todos salen beneficiados”.

“Aunque los infractores se quejan o no se toman gratamente la medida, la mayoría de la gente adhiere, ya que en medio del silencio a la madrugada escuchar las motos con escape libre genera muchas molestias”, dijo.

Son cuantiosas las respuestas favorables que recibieron en su Fanpage. “Excelente. Estoy cansada de escuchar día y noche ese ruido tan molesto que no te deja dormir”, fue una de las tantas manifestaciones de aprobación.

Pamberger recordó que desde la Municipalidad “además se viene trabajando fuertemente desde hace unos años para que todas las motos que no tienen papeles se pongan en regla”, y explicó: “Directamente se las retiene, se da un plazo al usuario para que puedan regularizar su situación presentando la documentación correspondiente, por ejemplo, y sino esos vehículos van a desguace también. Alquilamos un galpón especialmente para que durante un período considerable estén bien protegidas”.

“Es un galpón enorme el que tuvimos que alquilar, porque es impresionante la cantidad de motos que se van reteniendo”, aseguró.

Por su parte, Darío Schneider, intendente de Crespo, una ciudad que hace dos semanas se aprobó la norma que regula este tema. “Como supongo que pasa en todos lados, trabajamos muchísimo tratando de mejorar todo el tiempo el tránsito y la convivencia sobre todo. Es una ciudad en que 22.000 habitantes y tenemos prácticamente 22.000 vehículos empadronados, entre camiones, autos, motos y demás, que son demasiados”, expresó.

El mandatario observó que a pesar de que ser “una ciudad chica”, existe un gran movimiento de circulación vehicular, y contó: “Se hacen operativos de tránsito permanentemente en forma conjunta entre el municipio con la Policía, y hoy por hoy debemos tener más de 70 motos secuestradas que no tienen la documentación adecuada, pero muchas veces eso no alcanza para solucionar algunas cuestiones que veíamos que iban creciendo, que es el tema de las motos a las cuales les modifican los caños de escape y, sobre todo, los fines de semana generaban situaciones realmente muy molestas para los vecinos de Crespo”.

“Atendiendo a que ya tenemos una ordenanza sobre la pirotecnia, cuyo uso también está restringido considerando determinados decibeles y demás, faltaba resolver la cuestión de los ruidos molestos de las motos, más que nada en esto del uso de los escapes que no son los reglamentarios”, dijo, y recalcó: “Buscamos una herramienta, un mecanismo que también nos permita corregir esto, y a través de una ordenanza pudimos por lo menos comenzar a hacerlo. Ya se han decomisado algunos caños de escape y esperamos que esto contribuya a que podamos mejorar en este sentido, por una cuestión de salud publica”.

Si bien mencionó que “no son tantos los infractores”, advirtió: “Se hacían sentir, y eso generó un reclamo permanente. Sin una ordenanza especifica, no era fácil poder accionar en ese sentido, porque para poder decomisar el vehículo primero tiene que estar sin la documentación. Si la tiene, era difícil intervenir sin una normativa que acompañe”.

Schneider aclaró que la persona cuyo vehículo es retenido por este motivo, puede retirarla pagando la multa y llevando un caño de escape original para que se lo coloquen en el taller municipal.

“Veremos cómo sigue esto. Creo que nos va a ayudar a mejorar bastante sobre este tema. La norma es en respuesta a una situación de reclamo ciudadano”, expresó. (Fuente: Diario Uno)

Dejá tu comentario