Policiales |

El asalto en Gualeyán: “Las investigaciones van más allá del robo”

Para la Policía, que por estas horas trata de dilucidar quiénes fueron los delincuentes que atacaron a una familia en la zona del Gualeyán, fue “una circunstancia de oportunismo” y el objetivo del ataque fue dejar claras sus amenazas. El violento atraco que sufrió una familia a manos de dos delincuentes, que ingresaron en la madrugada del sábado y los golpearon y amenazaron, es uno de los hechos que más preocupa por la modalidad que se utilizó para dejar “un mensaje”. Si bien del domicilio se llevaron 20 mil pesos que encontraron luego de revisar toda la casa mientras la familia estaba maniatada, para la Policía esto se trató de “una circunstancia de oportunismo” y que el verdadero objetivo fue transmitir las amenazas al hombre de 51 años para que abandonara su actividad vinculada a las jineteadas. El flamante jefe de Policía de Gualeguaychú, Cristian Hormachea, manifestó: “para nosotros el hecho no tuvo el objetivo del robo, sino proporcionar las amenazas y ese fue el objetivo del ingreso”. “Hay cosas que nos derivan hacia otro punto de la investigación”, mencionó el funcionario, que no quiso ahondar demasiado debido al secreto de sumario que rige sobre el caso y su plena investigación. Sólo agregó que se está investigando todo el entorno de la víctima y no se descarta ninguna hipótesis, y se ahonda principalmente en otras situaciones donde el hombre “ha tenido inconvenientes y discusiones por su actividad”.  “Vamos paso a paso introduciendo informes al fiscal (Guillermo) Biré”, aclaró. Según lo averiguado por ElDía, el damnificado y su familia fueron sorprendidos cuando dormían en una chacra de 8 hectáreas, ubicada en el camino a Palavecino, a pocos metros de la Ruta 14. La puerta estaba sin llave y la ventana abierta, y esto fue aprovechado por dos hombres que a cara cubierta y con armas de fuego, encañonaron a la familia y se llevaron un botín de 20.000 pesos. Durante el tiempo que estuvieron en la casa golpearon al hombre y tomaron de los pelos a la mujer, todo ello delante de sus hijos de 15 años y los mellizos de 8, que también fueron maniatados. Amenazaron al jefe de familia para que dejara su actividad comercial vinculada a la compra y venta de animales y las jineteadas, y escaparon llevándose la camioneta Ford F-100 que dejaron abandonada e incendiada en boulevard De María y Teresa Margalot.    

Dejá tu comentario