País |

El auto fabricado en Zárate que en un día aumentó casi un millón de pesos

Es la Toyota SW4, que el 1 de septiembre incrementó notablemente su precio. Las razones por las cuales sucedió este aumento.

El último día de agosto valía $2.027.300 o $2.140.400, según la versión. El primero de septiembre pasó a $2.910.000 y $2.980.000. Así de abrupta fue la suba que afectó a la gama de la Toyota SW4 en la Argentina de -literalmente- un día para el otro.

Para explicar lo que pasó en la lista de precios de la SW4 de agosto a septiembre hay dos palabras clave: impuesto y devaluación. El tributo interno aplicado desde 2014 a los "autos de lujo" impactó de lleno en el SUV de producción nacional y su precio se disparó.

El impuesto grava un 25 por ciento sobre el valor de la unidad en los vehículos cuyo precio valor de fábrica sea igual o superior a $1.600.000; es decir, aquellos con precio minorista cercano a $2.200.000 o más.

toyota-sw4-4x4-srx-2.8-tdi-6-a-t-7a_604x400_7830_2_0_78.jpg

Hasta el mes pasado, la SW4 estaba debajo de la línea impositiva con una estrategia de "topeo". Toyota la venía aumentando hasta el límite del gravamen sin que su precio superara esa línea. Sin embargo, el ajuste por inflación y suba del dólar la dejó sin margen.

Como la marca japonesa aumentó el precio de sus vehículos en el país tras la reciente devaluación (todas las automotrices lo hicieron entre un 10 y un 24 por ciento en sus valores de lista), la SW4 cruzó la franja de los 2,2 millones de pesos e inmediatamente recibió el gravamen.

Embed

Hasta ahora, el SUV fabricado en Zárate, Buenos Aires, es el único modelo nacional afectado por este impuesto. Las pick ups Hilux, Amarok, Ranger y Frontier, y el utilitario Sprinter no lo tributan por ser considerados vehículos comerciales. Tampoco el resto de los autos argentinos de pasajeros.

Más allá de esto, hay varios vehículos importados que, a partir de la última devaluación, comenzarán a tributarlo. No se descarta que algunos se discontinúen o pierdan versiones. Necesariamente, el mercado deberá reacomodarse.

Dejá tu comentario