Ciudad | comercios | Inflación | Precios

El CDCI cuestionó el "permanente aumento" de las tasas comerciales

Desde el Centro de Defensa Comercial e Industrial (CDCI) recriminaron que para los pequeños y medianos comerciantes de nuestra ciudad la tasa municipal (por Inspección, Higiene, Profilaxis y Seguridad) está en continuo aumento de su alícuota.

La tasa en cuestión se aplica sobre un porcentaje de las ventas, afectadas por la inflación.

Esto sucede en los negocios que superan ingresos de $ 1.700.000 mensuales. A partir de allí, se activa la sobre-tasa del 30% en la tasa base y en los Fondos para la Promoción Industrial y para la Promoción de la Comunidad. Se eleva al 50% y 75% si se excede $2.300.000 o $ 4.300.000 en igual período, respectivamente.

El desvarío acontece porque las escalas mencionadas de la sobre tasa no se modifican desde hace más de 9 años. "La inflación durante ese lapso de tiempo no se ha detenido; e incorpora, mensualmente, a nuevos comercios a ser percutidos. Se modifica en forma ilusoria la base imponible y en forma real la tasa pagada en relación a las unidades físicas vendidas", plantearon desde el CDCI.

Los efectos

"Al ser la tasa una contribución indirecta, su aumento se incorpora a costos y se traslada a precios. El congelamiento de las gradas colabora con el flagelo de la inflación al incrementar el precio de los bienes", manifestaron, lo que lleva a que nuestra ciudad "pierda competitividad de localización respecto a otras jurisdicciones".

Al ser la tasa una contribución indirecta, su aumento se incorpora a costos y se traslada a precios

Aseveran desde el CDCI que la sobre tasa desde lo micro provoca al menos dos consecuencias indeseadas. "En la unidad de producción, desincentiva el objetivo de expansión al aumentar la carga fiscal por el incremento nominal de las ventas. Y en la unidad de consumo, principalmente en hogares humildes (cuya propensión marginal al gasto es elevada por su destino exclusivo, o casi exclusivo, a cubrir necesidades vitales de nutrición y vestimenta), hace que la virtud progresiva se transforme – en ésta última etapa de la cadena – en un tributo de índole regresivo".

Reclamo al gobierno

"Desde el inicio de la gestión actual, en reiteradas oportunidades, se ha solicitado una adecuación a la realidad expuesta. Han sido receptadas y comprendidas por las Secretaría de Hacienda y de Gobierno", reconocieron, pero recriminaron que "hasta el momento no se ha materializado ni se ha explicitado el sostén técnico de la negativa a su acomodamiento".

Dejá tu comentario