Ciudad | Covid-19

El Cementerio en cuarentena: Cómo es la nueva normalidad

Hace un par de semanas el cementerio volvió a abrir sus puertas, martes a domingo, en el horario de 10 a 16; mientras que los lunes permanece cerrado. La atención al público, mismos días, se realiza entre las 10 y las 13.

La afluencia de vecinos, pese a la apertura y salvo los primeros días, es menor en relación a tiempos normales. Gente que se acerca a llevar, en su gran mayoría personas que pasan la barrera de los cincuenta, un ramo de flores a sus seres queridos.

Según gente que trabaja en el lugar, el miedo a salir, contagiarse el Covid-19, puede más que las intenciones de acercarse al cementerio a traer unas flores.

Los sepelios

Se realizan con el mínimo de gente. Solo los deudos más cercanos de la persona fallecida. Acorde a lo informado, entre 5 y 8 personas, asisten a los sepelios.

El personal, se trabaja con lo justo, que trabaja en el entierro lo hace siguiendo las normas sanitarias vigentes, con guantes, barbijos y otros elementos de protección, manteniendo el distanciamiento social.También se les solicita a los deudos que tomen las medidas de bioseguridad correspondientes como el uso de barbijo y de alcohol en gel.

Los horarios de inhumación son de 8 a 11 y de 14 a 17.Cabe destacar que las reducciones y traslados que se venían efectuando, fueron suspendidos con el inicio de la cuarentena.

Situación límite

José María, florista que tiene un puesto de venta en el cementerio, contó que las “ventas bajaron estrepitosamente y que nunca antes, siquiera en la crisis del 2001, había atravesado por una situación tan crítica.

Un día antes que se decretara el inicio de la cuarentena me llegó un cargamento de flores que al poquito tiempo tuve que tirar, debido a que se trata de algo que tiene un tiempo muy corto de vida y al que no se lo puede guardar en una cámara de frío.

Fue así que tuve que tirar 30.000 pesos a la calle. Vivo de esto, no tengo otro ingreso, razón por la que no me quedó otra que malvender uno de los dos coches de la familia”.Cerró diciendo que pese a la “apertura del cementerio, la gente no está concurriendo al lugar por miedo”.

Destacó que la gente que viene “normalmente se trata de personas mayores y que son muy pocos los jóvenes que concurren al lugar”.En el cementerio trabajan tres puestos de venta; mientras que una más lo hace en el boulevard y otras en el centro de la ciudad.

Dejá tu comentario