Ciudad |

El Club de Lectores "SubRayados" cumplió un año: "El diálogo con el otro nos enriquece"

En enero del 2019 un puñado de amantes de las letras se juntó para dar un paso más en eso de crear desde la literatura. Compartir lo leído es el objetivo. Se reúnen una vez por mes y, durante poco más de una hora, ponen en común aspectos de diversas obras literarias. "Si no, el libro se muere dentro tuyo", expresaron.  

“El club nace de la necesidad de hablar de literatura junto a gente que, más allá de las diferencias, tenga ese gusto en común. A partir de ahí surge la iniciativa de poner lugar y fecha para, una vez por mes, juntarnos a hablar sobre un libro”, cuenta Juan Galarraga, poeta y estudiante de Analista de Sistemas, y busca la mirada cómplice de Sofía Barrios Delgado, con quien llegó a ElDía.

En dupla, dieron a conocer las novedades del espacio que crearon hace poco más de un año, hablaron de su dinámica y convocaron a los lectores interesados a sumarse.

“Somos lectores autoconvocados, nos gusta leer. Muchas veces pasa que lees un libro y el libro se te muere adentro, por eso coincidimos en que necesitamos compartirlo con alguien”, expresa Sofía, profesora de Lengua y Literatura. Y enseguida aclara: “esto no es un taller, nosotros no enseñamos nada a nadie; la idea es poder compartir, desde la historia leída hasta el género o el autor. También ha pasado que no todas las personas que nos reunimos tienen leída la obra. Eso no los invalida”.

Somos lectores autoconvocados, nos gusta leer. Muchas veces pasa que lees un libro y el libro se te muere adentro, por eso coincidimos en que necesitamos compartirlo con alguien

La consigna de los SubRayados es simple: eligen una obra, la leen y el último sábado de cada mes se reúnen para charlar sobre lo leído en algún lugar a elección que siempre va cambiando. Durante el año pasado contaron con el apoyo económico de la Dirección de Cultura, con el que compraron parte del material de lectura del cual se nutren.

Sus integrantes no son necesariamente profesionales de las letras. Y aunque hay varios, comparten el espacio con otros perfiles. Hay una periodista, una bioquímica, una psicóloga social y un albañil, por ejemplo. En este sentido, el gusto por la lectura es el único denominador que importa.

Sus integrantes no son necesariamente profesionales de las letras. Y aunque hay varios, comparten el espacio con otros perfiles. Hay una periodista, una bioquímica, una psicóloga social y un albañil, por ejemplo. En este sentido, el gusto por la lectura es el único denominador que importa.

“No hacemos análisis literario, nos juntamos a leer, a copartir. La variable del club es leer contemporáneos, aunque hay algunas obras que se pueden considerar clásicos, como A Sangre Fría de Truman Capote o La mano izquierda de la oscuridad de Úrsula Le Guin”, cuenta Sofía. Y enumera algunos de los doce títulos compartidos durante el primer año del club: “La reja, de Matías Alinovi; Cometierra, de Dolores Reyes; Por qué volvías cada Verano, de Belén López Peiró…algo de Sergio Vizzio…”

Los SubRayados comparten un grupo de Facebook (“SubRayados, club de lectores), donde, además de intercambiar algún material, anuncian el día y el lugar de cada encuentro.

Tras un primer gran año, el club arranca una nueva etapa, y lo hace de una manera diferente. “Se propuso un eje, el amor en este caso, y cada integrante del club propuso un cuento en ese sentido. Se recopilaron todos los cuentos y se armó una antología, que es la que vamos a debatir el sábado 29 en el barrio ecológico de Pueblo Belgrano”, adelantó Juan.

“Lo que tiene de bueno la antología es lo mismo que tiene el club, el diálogo con el otro nos enriquece. Si alguien no me lo hubiese recomendado no lo hubiese leído. Se crea un lenguaje en común y, al mismo tiempo la literatura que uno lee va circulando”, agregó la docente.

Dejá tu comentario