Ciudad | coronavirus | Covid-19 | Gualeguaychú

El cobro de beneficios y jubilaciones, más la paranoia, hicieron estallar la cuarentena

El escenario colapsó en la zona bancaria, donde se aglomeró una gran cantidad de personas que fueron a cobrar jubilaciones y asignaciones, que esta vez vinieron con un bono. No se respetaron las distancias mínimas para prevenir el contagio. A esto se le sumó que la semana que viene arranca con feriados y el temor de que los cajeros se queden sin plata.

Argentina comenzó a transitar la segunda semana de aislamiento social y obligatorio decretado por el presidente Alberto Fernández, y en esta prueba piloto que todo el mundo está llevando adelante para luchar contra la pandemia del coronavirus, se sufrió el primer tropezón: durante el viernes por la mañana, en el centro de Gualeguaychú –y de varias ciudades más del país– quedó totalmente rota la cuarentena que hace ocho días se venía manteniendo.

Los motivos fueron muchos, y ya serán detallados, pero lo cierto es que lo que se vivió en Gualeguaychú el viernes fue atípico para un escenario de aislamiento: largas colas, gente por doquier, y en casi ningún caso respetando la distancia mínima de un metro y medio para prevenir el contagio de Covid-19.

Tanto el Banco Nación como el Bersa, al igual que los bancos privados, tuvieron largas filas de personas que esperaban usar el cajero electrónico; único contacto, en muchos casos, con la entidad bancaria desde el comienzo de la cuarentena. Las colas, en casi todas las situaciones, daban la vuelta a la esquina y eran de más de una cuadra de largo. Por supuesto, la distancia preventiva no existió.

cuarentena coronavirus día 7 centro bancos (15).jpg

Y si a esto le sumamos la necesidad de las personas por con contacto humano, en la cual se vieron encuentros fortuitos que se expresaban con abrazos, la cuarentena entre todos los que estuvieron en el centro de la ciudad quedó rota, quebrada y resquebrajada.

Los motivos de la aglomeración

Las razones fueron muchas, pero sin dudas la que más resonó fue el cobro de las jubilaciones, la Asignación Universal por Hijo (AUH) y los planes sociales. Precisamente, uno de los anuncios más importantes que hizo el Gobierno nacional fue un paquete de medidas mediante el cual Anses paga para los haberes mínimos jubilatorios un bono extraordinario, por única vez, de $3.000. Y para los beneficiarios de la AUH uno de $ 3100.

cuarentena coronavirus día 7 centro bancos (28).jpg

Y si bien las jubilaciones se acreditaron el miércoles 25 y el jueves 26 de marzo, el viernes 27 se depositó el monto de AUH y Asignación por Embarazo, que también fue por única vez y que en este caso fue de $6206 para un promedio estimado de 4,3 millones personas en todo el país.

cuarentena coronavirus día 7 centro bancos (14).jpg

Esta fue la primera bolita de nieve que comenzó a rodar por la ladera, porque enseguida esta situación dio lugar a otro comportamiento hartamente conocido por todos: cuando las imágenes de las largas filas comenzaron a viralizarse por WhatsApp, muchos cayeron en la cuenta que el lunes y el martes de la semana que viene serán feriados. Por lo tanto, sectores ajenos a los beneficiarios de planes sociales también se agolparon a los bancos a retirar dinero, más que nada por temor a que los cajeros electrónicos se queden sin dinero y no poder disponer de efectivo hasta el miércoles de la semana que viene.

Tropezar para aprender

Estas fueron las razones por la cual la cuarentena se rompió a lo grande en Gualeguaychú (y como dijimos más arriba, también en varias de las ciudades más grande del país). Ahora bien, el que la cuarentena haya fallado el viernes por la mañana no quiere decir que el sistema haya fracasado, pero sin dudas el efecto contagio se hizo visible y por la tarde la circulación vehicular y peatonal se asemejó mucho al que había antes del decreto de aislamiento social y obligatorio.

cuarentena coronavirus día 7 centro bancos (24).jpg

Seguramente los controles policiales se reforzarán, y los dos feriados de la semana que viene alargarán el fin de semana, pero el miércoles la rueda comenzará a girar nuevamente, y aunque no las asignaciones y jubilaciones ya hayan sido cobradas, serán otros los que necesiten recurrir a los cajeros electrónicos: entre el 1 y el 10 se depositan los sueldos, y a partir del 15 de abril será el turno de las personas habilitadas para cobrar el subsidio de 10.000 pesos del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

En ambos casos, el escenario puede ser muy parecido al del viernes pasado si es que el Gobierno no pauta con los bancos una solución para que la cuarentena no se vuelva a romper. Sin dudas, el sistema bancario es vital para que siga en funcionamiento la economía, sobre todo en un presente tan enclenque como el que presenta la pandemia de covid-19, pero alguna solución habrá que encontrar para que el sistema siga en pie y el la enfermedad no se siga propagando.

.

Dejá tu comentario