Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | Covid-19 | Gualeguaychú | Hospital Centenario | Radio Cero

El crudo testimonio de una médica del Centenario: "No damos abasto y tenemos que soportar insultos"

"Siento que dedicamos horas de nuestras vidas en gente que no nos respeta", sentenció con dolor Fernanda González Viollaz, referente del consultorio de Febriles.

Un mensaje circuló vía whatsapp durante la jornada de ayer en la ciudad. Esta vez no se trato de ninguna noticia falsa ni de campañas de ningún tipo, sino que ni más ni menos del agotamiento y el pesar que existe dentro de los trabajadores de la Salud que dan respuestas día a día en el Hospital Centenario ante el incesante desfile de vecinos contagiados o con síntomas compatibles con Covid-19.

El texto, escrito de manera coloquial, dice lo siguiente: "Es necesario que la población de Gualeguaychú sea consciente de la situación actual, en el consultorio de febril se hisopa y diagnostican pacientes a dos manos. Llega a la consulta un paciente por minuto, no damos abasto, además de tener que soportar insultos y malos tratos por la espera, cuándo son ellos los que están haciendo todo mal, andan por la vida sin cuidarse y sin importarles nada ni nadie, pero cuando tienen un síntoma vienen a exigirle al sistema de salud público que les den atención de calidad e inmediata".

"Fue una catarsis", explicó al respecto Fernanda González Viollaz, referente del consultorio de Febriles del Hospital Centenario, que contó en Radio Cero que ayer "en un turno de cuatro horas atendí alrededor de 40 pacientes".

La médica planteó que vienen trabajando hace 10 meses y no pueden tomarse vacaciones, e instó a que si algún médico tiene un rato libre se acerque a colaborar porque están desbordados.

"Yo tengo un bebé de un año que se ha criado en pandemia, al que no le he podido dedicar todo el tiempo que quisiera y tampoco voy a poder tomarme vacaciones con él", reveló acerca de su situación puntual, ejemplo de decenas de vivencias que se replican en el personal sanitario.

Por último, acerca de la falta de cuidados personales y de las increíbles agresiones verbales que han recibido estos últimos días los trabajadores de Febriles por parte de gente sin ningún grado de empatía, con profundo pesar expresó que "siento que dedicamos horas de nuestras vidas en gente que no nos respeta".

Dejá tu comentario