Me-Gusta-960x120-CARO
País |

El curioso funeral a un joven fallecido: llevaron el ataúd a la cancha y le patearon penales

Ocurrió en Tucumán. Inti Castillo era arquero y falleció en un accidente de tránsito. Sus compañeros, amigos y familiares lo despidieron en el campo de juego

Inti Castillo Segura, de 26 años, falleció en un accidente de tránsito con su moto, cuando circulaba el domingo pasado por la ruta provincial N° 17. Era muy querido en la comunidad de Los Zazos, ubicada en localidad tucumana de Amaicha del Valle. Arquero del Club San Ramón de Tucumán, sus compañeros decidieron organizar una colorida despedida en la cancha del equipo.

El funeral movilizó a todo el pueblo norteño. Comenzó por la noche, con una extensa comitiva de autos y motos que seguía al coche fúnebre. En un clima de emoción y dolor, pero también de bombos, trompetas, las camisetas amarillas y rojas del club y el tradicional foclore del fútbol, cientos de personas trasladaron al día siguiente el ataúd hasta el campo de juego en el que Inti jugaba para darle un cierre simbólico al último adios.

El féretro quedó ubicado bajo los palos y sobre la línea del arco. Fue entonces cuando varios compañeros de San Ramón, uno a uno, comenzaron a patear la pelota hacia el ataúd. Como si fueran las últimas atajadas, los últimos penales del arquero. Visiblemente conmovidos por la pérdida, entre lágrimas, amigos y compañeros de Inti se abalanzaron sobre el cajón. Algunos lo abrazaron. Al final, todo el equipo puso sus manos sobre él y lo saludaron con un arenga.

El video de la poco ortodoxa despedida, consentida por la familia y compartido por el club, se hizo viral en las redes sociales.

La procesión de la multitud continuó por los montes de Amaicha del Valle hasta la Iglesia Santa Rita, donde se celebró una misa dedicada al joven. La ceremonia culminó en el cementerio local. El equipo, con sus las camisetas rayadas del Club San Ramón, lo acompañó hasta el final.

Embed

El hecho que desencadenó la muerte ocurrió el domingo 31 de octubre a las 21.30, cuando andaba en su moto Yamaha YBR de 125 cc. por las cercanías de ex Cabramarca, en el ingreso norte de Santa María. Según la información policial, Inti Castillo andaba acompañado de Lorena Iris Mamani (31) y un niño de 5 años de edad. El vehículo habría embestido a un caballo.

A raíz del impacto, Inti tuvo un traumatismo de cráneo severo con la pérdida de su ojo derecho. Había sido atendido en el hospital Luis Alberto Vargas y luego derivado a la capital tucumana al Hospital Ángel Padilla, donde se tratan pacientes de alta complejidad. Los esfuerzos médicos no alcanzaron y el martes pasado, por la mañana, falleció.

El Instituto de Estudios Superiores de Santa María también recordó al joven con una publicación en redes sociales. El texto ilustraba que fue abanderado, que se había egresado como profesor de Matemáticas y que en su paso por el establecimiento había dejado “una huella”. Pero el club de sus amores, el San Ramón, fue el escenario privilegiado del ritual. En otro mensaje de despedida, la cuenta oficial de la institución expresó que van a recordar a Inti “en cada partido y en cada cancha” que juegue el equipo.

“Todos nos preguntábamos: ¿Por qué a vos?. Si todavía tenías muchos partidos por jugar y defender nuestro club. Este partido no lo pudiste ganar pero el Cielo ganó un ÁNGEL. Sé que desde allá arriba nos vas a proteger y en cada partido que juegue San Ramón nos estarás alentando desde el cielo. Vuela alto genio”, concluía el texto.

Dejá tu comentario