Ciudad |

"El diario del fin de semana sigue siendo el más elegido por la gente"

Víctor Hugo "Cacho" Piccini es uno de los tradicionales kiosqueros y canillitas de la ciudad. Habló de la realidad de quienes trabajan en el reparto y venta de diarios y revistas.

“Cacho” Piccini es una de las personas más conocidas en la zona de Avenida del Valle y Avenida Parque. Lleva varios años trabajando con su puesto de diarios, revistas y otros artículos. “Hace 27 años repartía los diarios en una bicicleta, algo que hacía todos los días, sin importar las inclemencias del tiempo”, rememoró y agregó: “Había que cumplir con el cliente sin importar el clima. Muchas veces salí con lluvias intensas, protegido por una capa, siempre con el cuidado de que no se nos moje nada”.

“Eran tiempos en los que la gente esperaba el diario para saber qué había pasado en las últimas horas en la ciudad, tiempos en que las portadas eran comentadas por los vecinos. Hoy, la llegada de la tecnología y las redes sociales ha conspirado contra el papel, aunque mucha gente se resiste a dejar de leer el diario”, reflexionó.

“Hace un tiempo que me decidí a ir sumando cosas, generalmente artículos que la gente me pide y que son de fácil comercialización. Si me quedaba únicamente con la venta de diarios, revistas, semanarios hubiera tenido que remarla mucho más”, expresó sobre el presente y volvió a apelar a la nostalgia al recordar cuando sus estantes estaban repletas de revistas como Patoruzito, Nipur de Lagash o historietas que forman parte de la historia.

Se levanta, de lunes a sábado, a las seis de la mañana, mientras que el domingo arranca una hora antes, a las cinco, porque según él es el día en que la gente tiene más tiempo para leer: “El diario del fin de semana sigue siendo el más elegido por la gente. Tengo clientes que hace años que me vienen a comprar a mí, algunos a primera hora, otros a media mañana y algunos cerca del mediodía”.

El puesto de “Cacho” es una parada casi obligada para muchas personas que pasan por el lugar. Ubicado en un punto neurálgico, muchos paran a tomar un mate, a hablar de la vida, de política o, como el prefiera, de fútbol y Boca junior querido.

Dejá tu comentario