Ciudad | Gualeguaychú | campo

El drama de un joven ingeniero agrónomo: "Nos robaron cuatro animales en menos de un mes"

Tomás Della Chiessa, integrante de la familia que trabaja el establecimiento "Don David", en la zona rural de Perdices, denunció que desde el 30 de diciembre del 2020 al 27 de enero del 2021 le carnearon 4 animales que oscilaban entre los 300 y 350 kilos.

Por Fabián Miró

Esta realidad se repite año a año durante el verano, por lo que Della Chiessa pidió soluciones y que se dote a las fuerzas policiales de los medios necesarios para trabajar.

El Campo “Don David” ha sido blanco de hechos de abigeato en reiteradas ocasiones. Ubicado en la zona rural de Perdices, pegado a la ruta 14, a pocos metros de uno de los puestos de la Brigada de Abigeato de Gualeguaychú en lo que lo se conociera como la Comisaría de Perdices, sufre, cada tanto y especialmente para las fiestas carneadas, de las que solo quedan las cabezas y las patas de los animales.

Mario, conocido productor que falleció en el 2020, denunció una y otra vez las cuatrereadas sin obtener respuestas positivas, tales como dar con el paradero de los autores del delito. Tomás -hijo de Mario- junto con sus hermanos y madre, se turna para ir al establecimiento familiar para trabajar y avanzar en el mismo con nuevas técnicas, apelando al cuidado del recurso suelo, habló de los hechos sucedidos a fin de año y en el primer mes del 2021.

“Se intensificó un problema que se viene dando a esta altura de la temperatura y que cuesta mucho solucionarlo como es la faena de animales en nuestro campo”, lamentó, y marcó que “ahora fue más fuerte con 4 animales en menos de 30 días, valuados para nosotros los productores en unos 200.000 pesos, ejemplares que estaban entre 300 y 350 kilos, cerca del peso para enviarlos a remate o faena”.

Abigeato 2.jpg

Recriminó que “la sensación de impunidad con el que se maneja quienes perpetran estos hechos asombra y preocupa”.

Indicó que los meses de diciembre, enero y febrero “suelen ser fechas complicadas para el abigeato, fechas en las que hay que estar más alertas, porque nos han pasado en otras ocasiones”.

“En estos últimos se llevaron todo el producto, salvo las cabezas y las patas, de los novillos, y las tripas que rápidamente devoran los caranchos. En el primer caso-30 de diciembre- realizamos la denuncia en el puesto de la brigada- Perdices- de Abigeato y en la Comisaría Séptima que es la que tiene jurisdicción en la zona”. Detalló que la “brigada está a menos de 1.000 metros del lugar donde se carnearon los animales, quedando claro que para los cuatreros no es impedimento actuar- amparados en la oscuridad de la noche, actuar, pese a estar casi pegados a una dependencia policial”.

El abigeato condiciona mucho la producción, la labor y las decisiones que debe tomar el chacarero

“La brigada estaba sin móvil, lo cual entiendo, destaca, que es un problema gravísimo, razón por la que muchas veces tienen que trabajar con sus propios autos para llegar hasta el lugar”, relató.

Indicó que el personal de abigeato le informó que “últimamente habían tenido pocos casos de carneadas, casi nada en la zona de perdices, y los pocos que se habían registrado en nuestro campo”.

Después nos “volvieron a golpear dos veces más, en una de ellas, con dos carneadas en una misma jornada.”

Dijo que “ tener un campo sobre la ruta tiene sus puntos buenos, pero también otros, dado que se trata de un lugar en donde la gente pasa por la ruta y puede observar la hacienda, ver de qué categorías se trata, siempre haciendo referencia a los que se dedican a cuatrerear, y estar al tanto. Además es más fácil acceder desde la ruta a aquellos que carnean, quedando claro que, en este caso, estar a la vera de una autopista es un factor que nos perjudica”.

"Para los productores es muy importante visibilizar esta situación y las fragilidades que tiene el sistema en cuanto al control y la vigilancia. No puede ser que un puesto de abigeato no cuente con un móvil"

"Como Ingeniero Agrónomo me molesta mucho tener que pensar que el sistema productivo, la rotación de los lotes, cuidar el recurso, se hace difícil llevarlo a cabo por esta serie de delitos de lo que hemos sido víctimas, situación que nos hace, cada vez más, alejar la hacienda de la ruta y dedicar esos lotes a agricultura”, opinó.

El abigeato “condiciona mucho la producción, la labor y las decisiones que debe tomar el chacarero”, aseguró, y contó que “hasta el momento no tenemos novedades en relación a la carne de los animales faenados, tampoco de los presuntos autores”.

Se mostró preocupado porque las “carneadas, en orden cronológico, cada vez fueron más en el interior del establecimiento, siendo el último a unos 250 metros de la ruta”.

Cerró diciendo que “para los productores es muy importante visibilizar esta situación y las fragilidades que tiene el sistema en cuanto al control y la vigilancia. No puede ser que un puesto de abigeato no cuente con un móvil, quedando claro que se requiere de decisiones importantes desde lo más alto del gobierno de turno”.

Dejá tu comentario