Ciudad | coronavirus | Gualeguaychú

El emotivo festejo de una gualeguaychuense que cumplió sus 70 años varada en Brasil

Amanda cumplió años a cientos de kilómetros de su familia y amigos, pero lejos de ser un día triste, fue uno lleno de sorpresas y amor. Una historia emotiva, de las que no abundan en estos tiempos, que dejará la pandemia.

Por Rodrigo Peruzzo

Inés Amanda Lonardi, nacida en Larroque, vivió gran parte de su vida en nuestra ciudad y es conocida por haber sido profesora de música en la Villa Malvina y en la Escuela Normal Olegario Víctor Andrade, y también por ser la directora del Coro de Niños de Gualeguaychú, luego del de Jóvenes y Adultos de la ciudad, y además creadora de la Escuela Coral Nº2.

Hoy, por unas vacaciones estiradas por la pandemia, su realidad es completamente diferente. Alejada de Gualeguaychú, pasa sus días junto a su esposo en el Balneario Alvorada de Barra del Chuy, en Brasil. Fue junto a otros abuelos a principios de marzo a la casa que tienen allí, y de pronto, cuándo empezaron a diagramar la vuelta días después, se cerraron las fronteras.

INES 6.jpg
<p><strong><em>La hermosa vista desde la casa que tienen amanda y su marido en Barra del Chuy (Brasil)</em></strong></p>

La hermosa vista desde la casa que tienen amanda y su marido en Barra del Chuy (Brasil)

Tenían pasajes para volver en un Buquebús desde Colonia el 21 de marzo, pero dos días antes ocurrió el famoso episodio de coronavirus dentro del buquebús, por lo que suspendieron el otro viaje. Empezaron a pensar en volver por tierra, pero tampoco los dejaron cruzar a Uruguay, por lo que continúan esperando la apertura de fronteras, realizando distintos trámites y con la esperanza de volver lo más pronto posible.

“Fueron días de mucho nerviosismo de no saber que hacer, de ir para un lado y para el otro", explicó Amanda, hasta que finalmente decidieron quedarse hasta que se normalice la situación. Ya más tranquila, aseguró que "La mística del mar es maravillosa, pero necesitamos estar cerca de los nuestros”.

INES 1.jpg
Amanda al lado de su compañero de vida años atrás. Siempre juntos.
Amanda al lado de su compañero de vida años atrás. Siempre juntos.

En Barra del Chuy salen a caminar por las mañanas, y a las 5 de la tarde cuando el frío empieza a sentirse ya se quedan en casa. “Leemos libros, miramos series, y –por supuesto- tocamos y vamos sacando distintas canciones con la guitarra. A mí siempre me salvo la música en los momentos más difíciles”, expresó la profe jubilada.

Un festejo a pura emoción

Desde el año pasado tenía programada una gran fiesta por sus 70, pero el destino tuvo otros planes. Sin embargo, lejos de ser un cumpleaños donde prima la tristeza –como varios durante esta cuarentena- fue uno de los más emotivos que recuerda. El día anterior tenía nostalgia, en dos o tres momentos del día le rondaron las lágrimas por su rostro, pero a las 00 todo cambió.

INES 8.png
<p><em><strong>Los familiares de Amanda armaron un video de más de 12 minutos expresando todo su cariño hacia ella.</strong></em></p>

Los familiares de Amanda armaron un video de más de 12 minutos expresando todo su cariño hacia ella.

Recibió un llamado de Anita, su hija más chica, y además de saludarla le pasó un video “soñado”, con todos sus hijos, nietos, hermanos, sobrinos y amigas. “Fue algo maravilloso”, catalogó Amanda, que agragó que “A 1000 km hicieron todo lo que yo jamás pensé”.

Embed

Pero ese fue solo el comienzo. Minutos después, una camioneta adornada con globos alusivos a sus 70 años llegó al lugar, y bajaron las dos dueñas de la inmobiliaria con un servicio de luch de masas finas y sanguchitos que le tenían preparado, y unos vinos para acompañar la velada. Además –por supuesto- también llegó con la torta de cumpleaños.

INES 3.jpg
El lunch de regalo con puras delicias.
El lunch de regalo con puras delicias.

Luego, a través de videollamada se comunicó con todos sus familiares más cercanos, y allí le expresaron todo su afecto. “Estoy tan emocionada –dijo Amanda, y se notó en su tono de voz -no pensé que fuera merecedora de tanto amor y cariño. Soy una agradecida de la vida. Tuve dos ñietitos estando lejos, y otros dos cumplieron años y no pude estar. Tuve mucho miedo por los embarazos (por el coronavirus) a la distancia, pero nunca dije nada por respetar su momento y no generarles temor, pero por suerte ya pasó, salió todo bien y estamos felices”.

captura
Dos capturas de la videollamada en familia. Varias generaciones unidas por la tecnología.
Dos capturas de la videollamada en familia. Varias generaciones unidas por la tecnología.

Cuando todo se normalice y vuelva a la ciudad, Amanda volverá a participar de “la peña de la casona de calle Alem” junto a su familia y los vecinos. “Allí es maravilloso porque sentimos la alegría desde que llegamos hasta que nos vamos. Amo las reuniones, amo a mi familia, amo el amor”, expresó con soltura desde lo más intimo.

INES 7.jpg
El cumple número 69 de Amanda, en el que sí se pudo reunir con sus seres queridos.
El cumple número 69 de Amanda, en el que sí se pudo reunir con sus seres queridos.

Ese cariño es correspondido por sus seres más cercanos, que pese a la distancia la hicieron sentir bien cerca. “El año que viene, será el festejo de los 70 bis pero todos juntos”, prometió Amanda.

Dejá tu comentario