Policiales | Gualeguaychú

El Fiscal espera por el informe forense y por el momento no declararán los profesionales

En principio no habría divergencias entre lo que se vivió dentro de la sala de parto del sanatorio y lo que se dejó en constancia en la historia clínica. Es por ello que el llamado a declaración no es lo urgente en la investigación que lleva adelante el fiscal Mauricio Guerrero, que prefiere esperar la llegada del informe preliminar de la autopsia para continuar con la causa.

El examen forense practicado en Oro Verde no habría arrojado ninguna sorpresa. Si bien aún no hay un informe oficial sobre los resultados, el hematoma constatado en la cabeza de Valentino habría sido el desencadenante de su fallecimiento.

El cuerpo del bebé de 37 semanas de gestación fue entregado a sus padres el viernes por la tarde y a las 17.30 lo sepultaron en el cementerio de Urdinarrain, en donde estuvo toda la familia acompañando, el sacerdote Raúl Benedetti y los responsables de la empresa Adalid donde trabaja el padre de Valentino.

Fue sin dudas un hecho trágico, que mayor conmoción e indignación causó en Gualeguaychú. Pero ahora comienza la etapa judicial, la investigación para deslindar responsabilidades y determinar imputaciones.

Luego de ocurrido el hecho, el jueves por la tarde en el sanatorio Pronto, Guerrero ordenó una serie de medidas comunes a cuando se investigan supuestos casos de malas praxis médicas. En esta ocasión se ordenó el secuestro de la grabación del pasillo del quirófano (dentro de la sala de parto no hay cámaras por privacidad) el libro de Acta perteneciente a registro de nacimientos, donde consta el nacimiento de Valentino Mondragón, la historia clínica de la madre, que se encontraban en la clínica privada y todo la historia clínica digital del bebé con cada una de las actuaciones profesionales que recibió en el Hospital Centenario.

Según pudo saber ElDía, toda la información vertida por los profesionales intervinientes en el parto sería coincidente, incluso con lo que reflejó el padre de Valentino que estaba presente en la sala, por lo cual no sería una prioridad para la Fiscalía llamar a declarar a los médicos hasta tanto tener en su poder el informe preliminar de la autopsia que se practicó en la morgue de Oro Verde.

El examen habría determinado que Valentino tenía un hematoma en su cabeza y que ello habría sido el desencadenante de su fallecimiento, descartándose alguna fractura como en un primer momento se estimó. Este informe preliminar demorará unas semanas y hasta tanto no llegue a manos del Fiscal no habrá nuevas diligencias.

El terrible caso sucedió el jueves por la tarde, mientras se realizaba el parto en una joven mujer de 26 años que había llegado a las 37 semanas de embarazo. Increíblemente, durante el trabajo de parto el recién nacido cayó al piso y el golpe en su cabeza le provocó la muerte pocas horas después cuando era trasladado a Paraná de urgencia.

El parto fue a las 14.10 y a las 15 se registró su ingreso en el Hospital Centenario. El director del nosocomio, Hugo Gorla, indicó a ElDía que el recién nacido llegó con asistencia respiratoria y tras las actuaciones realizadas en la terapia neonatológica se decidió su traslado a Paraná para que fuera intervenido por un neurocirujano.

“Venía con respiración artificial y una vez arribado se lo entubó, se le practicó una ecografía, donde se determinó una patología neuroquirúrgica. Posteriormente se informó y se contactó con un neurocirujano del Hospital San Roque y se planteó el traslado. A las 17.59 salió el traslado y luego en la ambulancia se decidió entrar al Hospital de Nogoyá. Posteriormente se informó el deceso”, indicó Gorla.

Dejá tu comentario