Deportes | Diego Maradona

El Gimnasia de Maradona goleó a Newell's en Rosario y tomó algo de oxígeno

El equipo de Maradona fue sumamente eficaz, convirtió cada vez que llegó con peligro y logró un triunfo fundamental por 4 a 0 para achicar diferencias en la pelea de abajo.

El homenaje que recibió Diego Maradona en Rosario fue uno de esos casos en los que la realidad superó a la ficción. El entrenador del equipo rival recibió una catarata de regalos y muestras de cariño que tomaron un protagonismo superior al del propio partido que animaron Newell´s y Gimnasia en el inicio de la fecha 11 de la Superliga.

Un cuadro con la imagen del Diez en sus días en la Lepra, otra gigantografía con una ilustración de su figura con los colores rojinegros y la cinta de capitán otorgada por Maxi Rodríguez fueron los obsequios que emocionaron al DT del Lobo, quien devolvió el amor recibido con el sello de su firma en el trono que le preparó el club para que pueda observar el encuentro.

Lo llamativo es que en el momento en que comenzó a rodar la pelota, el nivel de entretenimiento fue decayendo considerablemente. Recién a los 40 minutos de la etapa inicial se vivió una escena que cambió la monotonía del duelo. Un remate de media distancia de Leandro Contín, que se desvió en Santiago Gentiletti y desacomodó a Alan Aguerre, fue la clave para que el Tripero festeje el inesperado 1 a 0.

En el complemento continuó la tendencia inesperada. Una notable proyección de Maximiliano Caire expuso la vulnerabilidad defensiva de Newell´s. Fue un 2 a 0, que prácticamente no dio tiempo para festejos, dado que la tibieza de los centrales locales representó otro factor para que Horacio Tijanovich transforme el triunfo en goleada: 3 a 0.

Enseguida, Matías García ejecutó un corner cerrado, nadie de Newell’s la pudo rechazar y la pelota entró mansa en el arco para sellar la goleada. El triunfo le permite al Lobo achicar diferencias sobre sus rivales directos en la pelea por la permanencia, aprovechando las derrotas de Patronato, Aldosivi y Rosario Central.

Dejá tu comentario