País |

El Gobierno reconoce que el bono de $5.000 todavía "no está cerrado"

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, pidió "mejorar la condición del salario sin ahogar a las empresas". Señaló que las pymes no están en condiciones de pagarlo

Luego de que el Gobierno expresó su intención de que el sector privado pague un bono de 5 mil pesos en compensación por la última devaluación y el repunte de la inflación, comenzaron a surgir distintas críticas por parte del sector empresarial, especialmente de las pymes.

En este contexto, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, remarcó este domingo que el pago del bono "no está cerrado", pero enfatizó que "está sí la voluntad política del Gobierno" de llegar a un acuerdo con empresarios y dirigentes sindicales para que se entregue.

"Lo que empezamos a charlar con las distintas cámaras era la necesidad de tener alguna compensación sobre el salario real por este salto de inflación no esperada por los meses que tenemos en agosto y septiembre, y quizás un poco de octubre", apuntó en Radio Milenium.

En este sentido, añadió que "las paritarias habían cerrado casi a finales de julio, todas tenían cláusulas de revisión y un poco la idea era adelantarnos también a esa discusión de quizás no abrir el 70 u 80 (por ciento de las) paritarias de nuevo y poder buscar algún mecanismo para compensar la caída del salario real".

Sin embargo, aclaró que la idea es buscar una solución "sin ahogar a las empresas que, no solo están sufriendo una caída a nivel de actividad, sino sufriendo una astringencia en el mercado financiero".

"Vos sabés que con estas tasas es muy difícil financiar capital de trabajo. La CGT obviamente pidió un bono similar a lo que hicimos en el sector público, después empezamos a discutir y charlar con las cámaras empresarias y ver la situación de las pymes", agregó.

Sica también recordó que el viernes tuvieron una reunión con representantes de la Cámara Argentina de Comercio (CAC); de la CAME y del sindicato de comercio, "para empezar a pensar algunas medidas y cada uno va a aportar".

Además, adelantó que a partir de este lunes van a llamar a la UIA, a las distintas cámaras, a la CGT para llegar a un acuerdo "lo más rápido posible" y que "en octubre los trabajadores puedan tener una compensación, diagramar cuál es el mejor mecanismo".

Consultado sobre si podrían haber soluciones que no sean únicas y que sean diferenciadas por sector, respondió que "tenemos que ser lo suficientemente prudentes pero creativos y flexibles para poder llevar adelante esta tarea y mejorar la condición del salario sin ahogar a las empresas".

Cuestionamientos a la UIA

En otro tramo de la entrevista, Sica cuestionó el encuentro que mantuvieron la semana pasada en Tucumán representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA) con el candidato del Frente de Todos Alberto Fernández, por el pacto social.

Al respecto, sostuvo que "lo que quedó como un posicionamiento político de la UIA fue la foto" difundida tras el encuentro en la que aparecen el titular de la UIA, Miguel Acevedo; Alberto Fernández y el dirigente de la CGT Héctor Daer, entre otros.

"Que Daer estuviera ahí... bueno, sabemos que siempre la CGT ha tomado posicionamiento político por el peronismo, lo que extrañó fue que la UIA estuviera institucionalmente sentada en un acto partidario", sentenció.

En un tono más irónico, Sica advirtió que "si la UIA y ahora la CGT dicen que están dispuestas a firmar o están proclives a un diálogo de un pacto social, entonces creo que va a ser mucho más fácil esta semana para ponernos de acuerdo, para poder tener una mejora desde el punto de vista del salario real".

Luego de las elecciones primarias del 11 de agosto "cambiaron las condiciones económicas. Tenemos ahora que empezar a diseñar medidas que tiendan a una mejora sobre aquellos sectores afectados", explicó el ministro.

"Siempre la industria estuvo en el centro de lo que ha sido nuestra estrategia de desarrollo, que el sector energético y Vaca Muerta crezca, le dio trabajo a más de 1500 pymes metal-mecánicas que estuvieron enlazadas en lo que es su cadena de valores, el crecimiento del sector agropecuario, la apertura de mercados, el crecimiento de las exportaciones tracciona a las industrias de alimentos, tracciona a las industrias de maquinaria agrícola", añadió.

Sin embargo, agregó que "la política industrial es sólo la mirada sobre la tasa de interés, venimos hace un año con una tasa de interés del 60, 70 por ciento y eso claramente impacta en la cadena productiva, en especial en el estrés que genera en la cadena de valores impidiendo muchas veces inversiones".

Dejá tu comentario