Ciudad |

El Hospital acelera el proceso de diagnóstico con la extracción del ARN de los hisopados

El bioquímico con doctorado en biotecnología e investigador del CONICET, Gustavo Levín, trabaja desde hace dos meses en diagnósticos de COVID en el Laboratorio Central del Hospital Centenario, realizando la extracción del material genómico (ARN) del virus que permite acelerar posteriormente el trabajo del laboratorio del INTA en Concepción del Uruguay.

Durante la fase de contención de la pandemia, el Hospital Centenario de Gualeguaychú incorporó una cabina de bioseguridad para el Laboratorio Central que fue la punta de lanza para realizar meses después un trabajo de suma importancia, que permite acelerar el procedimiento de diagnóstico de COVID en los hisopados de la ciudad y el departamento.

Se trata de un equipo que permite trabajar con muestras patogénicas, sin que corra riesgos el operador. Son muestras potencialmente contagiosas, en donde se manipula material patogénico con el virus activo, sin embargo, se garantiza que durante su procesamiento en ese ambiente estéril, quien opera los hisopados puede hacerlo de forma aséptica y segura.

El Doctor en Bioquímica e Investigador del CONICET, Gustavo Levín, junto al grupo de profesionales que trabaja en el Laboratorio, las bioquímicas Débora Kesselmann, Renata Lambruschini y la jefa del Servicio, Leticia Siri, además de la estudiante de Bioquímica (UNLP) Paulina Melchiori, es quien se encarga de realizar este procedimiento.

Este profesional gualeguaychuense de 45 años, reconocido por su labor científica, extrae el ácido ribonucleico (ARN) del virus Sars-Cov 2 para posteriormente remitir las muestras al Laboratorio del INTA en Concepción del Uruguay donde se finaliza con el proceso de diagnóstico a través de PCR.

“Lo importante de esto es que se aceleró el proceso de diagnóstico porque no enviamos los hisopados para que se procesen directamente en Concepción sino que adelantamos la etapa de extracción del ARN. Este proceso demandaba mucho tiempo y al hacerlo en Gualeguaychú se puede aprovechar mejor el tiempo de uso del termociclador, equipo que realiza la reacción final del ensayo, y así evitar atrasos”, explicó el especialista.

El análisis molecular consta de dos etapas, la primera es la extracción del material genómico (ARN) del virus y la segunda es la determinación a través de la PCR. Inicialmente, ambas se realizaban en Concepción del Uruguay; sin embargo ahora, la primera se hace en el Hospital Gualeguaychú y la segunda en el laboratorio del INTA de Concepción del Uruguay.

“La PCR es un proceso que lleva alrededor de tres horas para examinar sólo 94 muestras, condicionado por la capacidad del aparato. Con esta dinámica, logramos optimizar las horas de uso del equipo, completando en menos de 12 horas el resultado final de todas las muestras de la región del Uruguay”, indicó Levín sobre el trabajo en la vecina localidad, que reúne muestras de toda la costa del Uruguay.

“Lo que logramos, a su vez es el transporte de una ciudad a otra de un material no infectivo, las muestras procesadas con el ARN extraído”, agregó.

Dejá tu comentario