Ciudad |

El Hospital reactivó el Comité de Crisis: la prioridad serán los pacientes sin cobertura

El último jueves, se reunió la Dirección Ampliada de la institución a instancias del Comité de Crisis para exponer y analizar la actual situación. Desde la administración financiera del nosocomio, se solicitó a los profesionales que verifiquen si los pacientes cuentan con cobertura social y que la prioridad debe ser de quienes no tienen cobertura.

La reunión fue conducida por el doctor Carlos Gauna, coordinador Departamental de Salud, el licenciado Emiliano Zapata, de Áreas Técnicas, y Mercedes Alarcón, administradora financiera del nosocomio. Y asistieron los jefes de los Servicios y referentes de los sectores críticos en cuanto a lo asistencial.

Tomando como referencia la última década (2009-2019), los indicadores de atención es se incrementaron notoriamente. Y, según los registros oficiales, van casi 274 mil atenciones en estos diez años, sumando la guardia y los consultorios externos. A saber: en la guardia se pasó de 76.137 pacientes atendidos a más de 78.795, hasta el 31 de agosto. En consultorios externos, en tanto, había 130.220 atenciones en 2009 y hoy suman 195.135, faltando un trimestre para cerrar el año.

Por otro lado, en 2009 se practicaban 1546 cirugías, mientras que en 2019 ya van 2255 hasta el 1 de septiembre. Esto significa, obviamente, un aumento muy importante en quirófano y en los gastos referidos a la internación y recuperación de los enfermos.

"Partimos de contar con una tendencia instalada en la sociedad que nos percibe como una institución que garantiza la respuesta a sus pacientes y un 87.5 % de satisfacción con la atención recibida en base al relevamiento concretado en febrero de este año. Pero hoy la crisis impactó sobre la estructura financiera de la organización", sostiene el informe del director Hugo Gorla. En el que se apunta a las múltiples causas que “nos afecta de forma horizontal a todos, por lo que es necesario enumerar los principales puntos”.

El informe, discrimina como problemas centrales: La inflación y el impacto en la estructura financiera; la duplicación de gastos por tener dos hospitales en uno; la erogación que demanda la estructura edilicia del Centenario; la falta de prestaciones en los efectores privados; el corte de obras sociales y los pacientes que migran al hospital; una constante sobrecarga por pacientes que prefieren la Guardia o a los Consultorios Externos del Centenario por sobre otros centros sanitarios; y el aumento en la atención de enfermos de toda la región sanitaria.

Uso criterioso de los recursos

Desde el Ministerio Salud provincial se planteo la necesidad a establecer Comité de Crisis a niveles locales. En el Centenario el mismo existe desde 2009, por la pandemia de gripe A y, en este contexto, se reflotó para que sea un espacio de recepción de las dificultades que se afrontan en cada servicio.

Se insta a hacer un uso más discrecional de los recursos y buscar soluciones a través de mecanismos de requerimientos financieros al menos hasta el 31 de diciembre que tendrá vigente este Comité. "La función es evaluar las prioridades que plantean los jefes de cada servicio y dar respuestas en esas cuestiones. La intención es poder responder a todos con un uso criterioso de los recursos financieros, de bienes y servicios o humanos", indicó Carlos Gauna.

"Pusimos en rodaje el Comité de Crisis que está dirigido a atender esta situación de contingencia prestacional, operacional y económica que nos toca vivir en nuestros días en el marco de una crisis social y económica muy profunda. La finalidad es reunirnos entre el equipo directivo y los jefes de servicios y áreas para conocer cuál es la realidad actual y, a partir de allí, tener conocimiento de sus demandas, urgencias y emergencias", ahondó Gauna.

La prioridad, el más vulnerable

Desde la Dirección Ampliada, y en línea con el Ministerio de Salud de la provincia, se indicó que la población más afectada por este contexto será quien deberá recibir más contención.

"Tenemos que adecuarnos a la situación de emergencia y para eso establecimos ciertas prioridades hacia los pacientes más vulnerables, sin negar la atención de nadie, ponemos foco en los enfermos oncológicos; pacientes añosos; en la población materno-infantil; o en aquellos con enfermedades crónicas, de riesgo o de inmunosupresión. Indirectamente esos son los tratamientos que infieren mayor costo, entonces, nos volcamos en un alerta para poder satisfacer las demandas de ese sector vulnerable y garantizar el resto de las prestaciones", valoró Gauna.

Números que no cierran

Por su parte, Mercedes Alarcón informó que "existen demoras en los pagos a los prestadores por la falta de adecuación de la partida presupuestaria” y recordó que “ya advertimos a la ministra Sonia Velázquez sobre el impacto que este shock generó desde agosto con la creciente inflación y devaluación y determinamos cambios en los procesos de pago a los proveedores". "Solicitamos que se pague la partida que se adeuda de 2018 y también pedimos en mayo un incremento de 12 % de mejora. Hoy muchos proveedores cortaron la cadena de pagos, otros piden que se abone de contado. Eso es un cimbronazo muy importante para la institución y nos genera costos financieros ocultos", explicó

En tanto, adelantó que "desde el Ministerio se planteó crear una canasta de 40 insumos básicos para cada hospital que se podría comprar en conjunto y eso ayudaría a la gestión cotidiana”.

En este sentido, Alarcón solicitó a los profesionales que verifiquen si los pacientes cuentan con cobertura social y que traten de agotar todas las instancias para que sus obras sociales les brinden los derechos que los asisten y, así, evitar socavar los recursos del hospital.

"Tenemos obras sociales que bloquean los pagos al Hospital Centenario para beneficiar a los sanatorios privados. Por ejemplo, la inflación entre junio 2017 y agosto 2019 ronda un 99 %, pero PAMI solo incrementó los nomencladores un 10 por ciento", expuso la contadora.

Dejá tu comentario