Ciudad | Economía | Gualeguaychú | Juan Ignacio Olano | Vicentin | Pablo Fernández

El impacto de la intervención a Vicentín en Gualeguaychú

Luego de una tregua política por la pandemia, la decisión de Alberto Fernández de intervenir en la empresa exportadora generó que se plasmen una vez más dos modelos totalmente distintos de gobierno. Los concejales Pablo Fernández, del peronismo, y Juan Ignacio Olano, de Juntos por el Cambio, evidenciaron esas diferencias en una serie de preguntas propuestas por ElDía.

Por Rodrigo Peruzzo

La discusión pública empezó a subir de tono, volvimos a escuchar cacerolas en los barrios porteños, e incluso en algunos de nuestra ciudad. De a poco retornamos a la argentina de siempre, en la que nos cuesta ponernos de acuerdo. En esta oportunidad, la discusión parece ser de fondo, de esas que no abundan. No se trata de qué animal lleva un billete o estupideces por el estilo, sino de cómo se posiciona el país ante una crisis económica, que no se sabe cuándo dejará de profundizarse, y frente a un problema recurrente: la falta de dólares.

ElDía propuso ordenar la discusión con distintos tópicos para que queden en claro las posturas disidentes, y los vecinos de Gualeguaychú saquen sus conclusiones. Pablo Fernández, edil del riñón de La Cámpora, y Juan Ignacio Olano, de la UCR, plasmaron sus opiniones, ambos con el respaldo de sus respectivos bloques.

La intervención a Vicentín

Pablo Fernández (PF) afirmó que “el presidente comenzó un salvataje de la empresa. La intervención es un proceso natural, debido a la crisis financiera en la que se encuentra la compañía y en donde el estado es el principal acreedor con más de 300 millones de dólares en créditos (que la justicia investiga si se han incurrido delitos, lo cual creo que si)”.

Catalogó la decisión de “acertada y necesaria” y aseguró que “es un desafío enorme que la Argentina tenga una empresa con mucho peso en el comercio exterior de granos y en la producción de alimentos. Le va a permitir a los productores tener previsibilidad y va a mejorar la capacidad del Estado de incidir en dos áreas muy sensibles de la economía, como lo son el acceso a las divisas y el abastecimiento de comida que necesitamos en nuestro país.

pablo fernandez.jpg
Fernández:
Fernández: "Es importante la fortaleza del estado para tomar decisiones que beneficien a las mayorías trabajadoras"

Por su parte, Juan Ignacio Olano (JO), sostuvo que “es un claro acto ideológico, que repudiamos y que pinta de cuerpo y alma al kirchnerismo. Se ha actuado independientemente de las consecuencias y de los precedentes que puede generar la toma de este tipo de decisión. No dudamos que es una decisión improvisada, y revestida de claros vicios de ilegalidad”. Añadió que “Como sucedió en otras expropiaciones ideadas por estos mismos personajes, no parecen importar los costos y demás consecuencias, tanto jurídicas como institucionales”.

La repercusión en la ciudad

PF: Gualeguaychú no es una isla, por supuesto que seguiremos con mucha atención el proceso. Estas decisiones más allá de las discusiones de los modos son las que nos merecemos dar, por la importancia del sector en el desarrollo del país. Nuestra ciudad ha propuesto abandonar el modelo reinante de producción, que destruye el ambiente y la salud de las personas.

JO: Probablemente esta discusión, a simpe vista, en Gualeguaychú parezca como algo alejado. Pero nuestra ciudad tiene empresas muy importantes y éstas son muy malas señales. Sí es una muestra de lo que ha venido queriendo hacer el kichnerismo y ha hecho en algunos casos con pésimos resultados como los casos de YPF y Aerolíneas. En lo local se traslada ideológicamente a la intendencia que ve en el estado el súper poder contra los privados que mantienen todo con tasas y sobretasas. Un Estado que se mira el ombligo y no genera empatía con empresas, prestadores de turismo y comercios.

El rol del Estado ante la crisis en las empresas

PF: El estado debe hacer todo lo que pueda para que empresas de la envergadura de Vicentín, no solo por el tamaño sino por la importancia estratégica para el país puedan operar normalmente, cuidar su capital humano y financiero. La pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de un estado presente y activo. El gobierno argentino ha puesto todo su esfuerzo en inyectar dinero para sostener el empleo, con distintos paquetes de medidas.

Embed

JO: El rol del estado puede darse de múltiples maneras, pero el primero y más importante, es el de no atropellar a uno de sus poderes, como es el Judicial. Era de público conocimiento que la empresa estaba en concurso judicial. Luego también vemos que el estado no tiene que entrometerse con las empresas privadas, nuestra historia nos demuestra que esto ha fracasado.

juan ignacio olano (4).JPG
Olano:
Olano: "La estatización es un recurso que en este caso no tiene sentido, había un proceso judicial en marcha y compradores dispuestos a invertir".

También creemos que el estado avanzó sin consulta alguna y eso no es admisible ¿Hubo una ronda de consultas con expertos en el sector agroindustrial? ¿Se dialogó con los diferentes actores políticos y sociales? Definitivamente no.

Soberanía alimentaria

PF: A buena hora que se ponga en primera plana en nuestro país el paradigma de la Soberanía Alimentaria, que eso nos da el derecho a decidir en cuanto a la producción y el consumo de los alimentos. El reflejo cercano a este paradigma es el Plan de Alimentación Sana Segura y Soberana que se viene avanzando en nuestra ciudad, desde la gestión pasada del intendente Piaggio.

JO: Con el tema de la soberanía alimentaria se quiere construir y militar un relato, ya que en realidad lo que está en discusión con esta empresa es otra cosa. Vicentin exporta soja y derivados, harina y aceite, insumos que se utilizan en la alimentación de animales, sobre todo cerdos en China. De ahí esa otra falacia, que su expropiación y manejo por parte del estado podrían ayudar a bajar el precio de los alimentos en Argentina. El kirchnerismo necesita de relatos, también hablaban de soberanía cuando quisieron expropiar a YPF (después terminamos comprando combustible a Irán).

Es otro claro caso de “militancia de frases”. Además, con estos postulados se deja de lado la “seguridad alimentaria”, proclamada además como el primer objetivo del milenio de la ONU, ya que apunta a que todas las personas tengan acceso a alimentos seguros, nutritivos y en cantidad suficiente para satisfacer sus requerimientos nutricionales y preferencias alimentarias.

Dejá tu comentario