Policiales |

El imputado reconoció el hecho pero se desligó del uso de arma blanca

Eric Luna, el joven de 26 años que está acusado de ser quien sometió a un adolescente de 15 años en noviembre de año pasado cuando salió de la escuela, enfrenta un juicio por robo agravado. En la primera audiencia declaró, reconoció el hecho pero su estrategia es evitar ser condenado por el agravante.

Comenzó el juicio al joven que fue aprehendido luego de haber sometido a un menor de edad a ingresar a su domicilio para robar. El hecho sucedió a fines del año pasado y causó una gran conmoción en la ciudadanía por el tipo de delito poco común en Gualeguaychú.

Tras ser detenido, fue indagado y luego se dictó un arresto domiciliario, pese a ser oriundo de Ciudad Evita, una localidad del partido de La Matanza, en la provincia de Buenos Aires. Ante esto, se dispuso una tobillera electrónica, que pese a los malos augurios, no se la quitó y cumplió hasta la realización de este juicio.

El debate está presidido por la jueza Alicia Vivian, pero actúa el Tribunal completo por el tipo de delito que se imputa. Está acompañada por Mauricio Derudi y Arturo Dumón. La Fiscalía está representada por Martín Scattini, la querella por Martín Britos y la defensa por Martín Clapier.

En esta primera audiencia el primero en declarar, tras los alegatos de apertura, fue el imputado. Luna no quiso responder a las preguntas de las partes y sólo se remitió a detallar lo sucedido. Se hizo cargo del robo, pero se desligó de haber amenazado a la víctima con un arma blanca. En una clara estrategia defensiva por evitar ser condenado por el agravante del uso de arma, indicó que las lesiones que sufrió fueron a consecuencias de una cuchilla que extrajo el menor de la cocina.

También declaró el adolescente víctima y su hermana, que al momento de los hechos tenía 17 años. Ambos relataron lo sucedido y el menor –en su relato- puso el arma blanca en manos del imputado. En tanto su hermana, que coincidió en todo lo sucedido, no pudo confirmar la procedencia del arma blanca porque al momento de la pelea final estaba en la calle gritando por ayuda.

También pasaron por la audiencia un vecino de la casa de la familia damnificada, que aportó las imágenes de la cámara de seguridad que identifican al autor del hecho, y el médico forense Marcelo Benetti, que brindó su mirada sobre el tipo de lesiones que presentaban víctima y victimario, sin poder dar certezas sobre cómo pudieron originarse.

Para la audiencia del jueves se espera que se presente el médico policial Federico Gini Cambaceres y los policías que actuaron en las actuaciones que se realizaron en el domicilio y en la detención del imputado. El viernes será la última audiencia y se espera la realización de los alegatos de clausura, donde se conocerán los pedidos de pena.

Dejá tu comentario