Provincia | Concepción del Uruguay

El jubilado acusado de matar a un ladrón es oriundo de Entre Ríos

Padre de tres hijos, dedicó su vida al trabajo. En 2013 quedó viudo y sufrió un infarto. Antes de jubilarse, montó un taller de herrería en su casa. Vivió en Concepción del Uruguay, pero hace cinco décadas reside en Buenos Aires.

Se conoció un violento hecho de sangre, en el cual un jubilado, víctima de un robo, se defendió y mató a uno de los ladrones con un tiro en el pecho, razón por la cual fue detenido e imputado por el crimen.

Jorge Adolfo Ríos, de 70 años, nació en la localidad de Basavilbaso, vivió un tiempo en Concepción del Uruguay, pero que se instaló en Quilmes, provincia de Buenos Aires, hace más de cinco décadas.

Padre de tres hijos y abuelo de cinco nietos, dedicó su vida al trabajo. En 2013 quedó viudo y sufrió un infarto. Antes de jubilarse, montó un taller de herrería en el patio de su casa.

Ríos, recibió arresto domiciliario, pero sigue imputado por matar a uno de los cinco asaltantes que entraron tres veces a su casa en la misma madrugada, en la ciudad bonaerense de Quilmes.

El pedido desesperado tras el hecho

Ríos, al llamar a su hijo tras el hecho le dijo: "Fede, vení. Entraron de nuevo, estoy herido, me cagaron a palos, vení, vení".

Eso fue lo que Ríos le dijo en un llamado desesperado su hijo Federico (35), quien recorrió las 20 cuadras a toda velocidad en su camioneta, sin importarle los pozos en el trayecto. Cuando llegó a la casa, en Quilmes, su papá estaba ensangrentado, tirado en el piso y uno de los ladrones, muerto a balazos, a la vuelta de la propiedad.

C.jpg

Tras el hecho, Ríos quedó detenido por homicidio simple, agravado por el uso de arma de fuego. Primero el fiscal Ariel Rivas (UFI N° 1 de Quilmes) lo imputó por legítima defensa privilegiada, que luego cambió a abuso de la legítima defensa y finalmente a una tercera carátula. Este lunes el juez de Garantías N° 2, Martín Nolfi, le otorgó el arresto domiciliario.

Familia en Concepción del Uruguay

Según informa el sitio 03442, Ríos supo vivir en el Barrio La Concepción y su madre en calle Santa Teresita al 900, a dos cuadras de la Capilla y actualmente hay familiares en La Histórica, pero temerosos de represalias (ya habrían amenazas de venganza de allegados al delincuente abatido), pidieron que no se den los nombres.

El hecho

Al parecer, la Justicia consideró que cuando el hombre baleó en el pecho al delincuente Franco "Piolo" Moreyra de 26 años (integrante de la hinchada de Quilmes), este se encontraba "en un estado de total indefensión" y "ya no representaba ningún peligro", sentado en la vereda por una herida en una pierna.

Todo ocurrió la madrugada del viernes último en Ayolas al 2700, en Quilmes. Tres veces entraron los ladrones saltando la medianera.

Primero robaron unos cables del garaje, a las 2., pero una hora y media más tarde volvieron a aparecer para llevarse una bicicleta y una cortadora de pasto del lavadero.

La última, a las 5 de la mañana, Ríos había prendido las luces y la tele, para estar alerta, cuando cinco asaltantes se metieron, aunque se había dormido.

Embed

El jubilado, que trabajó toda su vida como herrero y tiene tres hijos y cinco nietos, tomó una pistola calibre 9 milímetros, con la cual se defendió del robo, señala Clarín.

Según los registros de cámaras, Ríos efectuó el disparo durante un forcejeo con el malviviente, luego de haber sido agredido brutalmente dentro de su casa.

El hijo del septuagenario, sentenció que si bien a su padre no lo mataron los ladrones, "lo van a matar la Justicia y el coronavirus", ya que tras el hecho fue llevado al hospital, donde lo trasladaron de camilla en camilla, sin ningún resguardo.

Por otra parte confirmó que ya pusieron en venta la casa donde vivía Jorge, dado que comenzaron a recibir amenazas de amigos y secuaces del asaltante. (Elonce)

Dejá tu comentario