Ciudad |

El Municipio dispuso la clausura de un desarmadero sin habilitación

A través del decreto 4386/2019, el Ejecutivo determinó la clausura de un desarmadero que no contaba con la habilitación correspondiente.

En la zona del Acceso Sur a la ciudad se instaló un desarmadero de vehículos que no cuenta con habilitación municipal. Por este motivo, desde diferentes áreas municipales comenzaron un expediente administrativo a través del que se intimó al propietario del lugar a realizar los trámites habilitantes correspondientes. Intervinieron las direcciones de Inspección General, Asuntos Legales y Ambiente.

A través del decreto 4386/2019 se determinó la clausura del lugar y se intimó al propietario a que en el término de diez días procedan al retiro de toda la chatarra, basura, autopartes y vehículos existentes en el predio.

Entre los considerandos se sostuvo lo observado por la Dirección de Ambiente en el predio, donde se observó que en el mismo –una superficie aproximada de una hectárea y media– había un total de cien vehículos y autopartes, estas últimas ubicadas en containers o chasis en desuso, con derrame de aceites, sustancia que se encuentra categorizada como residuo peligroso según anexo I de la Ley Nacional N° 24.051. Por ello, el comercio debería estar inscripto en el Registro de Generadores de Residuos Peligrosos.

Además, en el lugar había aceites minerales no aptos para el uso al que estaban destinados, mezclas y emulsiones de desechos de aceite y agua, o de hidrocarburos y agua. “La acumulación en demasía de esta clase de objetos al aire fomenta la reproducción de alimañas y vectores de enfermedades, como el dengue”, indicaron desde el Municipio.

El predio no está habilitado, ni como depósito de vehículos ni como depósito o venta de autopartes, pero tampoco está en condiciones de habilitarse, dado que la actividad es análoga a las catalogadas como “uso nocivo o peligroso”, conforme a la Ordenanza N° 9.543 de zonificación, atento que las sustancias que se almacenan o manipulan y los procesos o procedimientos que se realizan resultan peligrosos para la seguridad física de la población y/o nocivos para la salud (artículo 6º, e) de la citada ordenanza.

“Además de funcionar sin habilitación, el predio se había transformado en un gran depósito de autos usados y autopartes, con la consiguiente presencia de sustancias químicas, hidrocarburos y aceites sin tratamiento alguno, lo que genera contaminación ambiental, y la presencia de roedores y alimañas que el estado municipal no puede consentir, ni tolerar, por el alto riesgo que esto implica para la salud y bienestar de los vecinos”, cerraron desde Ambiente.

Dejá tu comentario