Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | Gualeguaychú | Precios

El Municipio lanzará el programa Nutrir

La Municipalidad diseña un nuevo esquema para acompañar a las familias más vulneradas de nuestra comunidad en el acceso a alimentos. La transferencia directa de recursos económicos es clave para la nueva modalidad.

Actualmente el programa Alimentar con Cuidados se encuentra en su etapa de finalización para dar lugar a un nuevo programa denominado “Nutrir”. El programa Nutrir transforma el sistema de entrega de módulos a un sistema de transferencia directa de recursos a los destinatarios en forma complementaria a las políticas nacionales y provinciales desarrolladas a partir de la Tarjeta Alimentar y provincial Tarjeta Sidecreer (riesgo social, riesgo nutricional y celiaquía, comedores escolares y clubes) respectivamente.

Desde el Municipio informaron que el programa Nutrir define una nueva estrategia de acompañamiento a las familias destinatarias. Será implementado bajo el formato de transferencia directa de recursos económicos a cada titular de derecho. Esta transferencia se realizará mediante una tarjeta CABAL precargada mediante la cual cada una de las 1832 familias beneficiarias podrá acceder a alimentos esenciales de una canasta determinada en comercios de cercanía con precios accesibles.

El programa Nutrir además, apuntalado en el rol protagónico de la comunidad organizada, se propone favorecer la autonomía y emancipación en las familias destinatarias, tanto para contar con una alimentación segura como para acceder a otros derechos de los cuales son portadoras.

Antes de la llegada de la pandemia la Municipalidad de Gualeguaychú distribuía a las familias más vulneradas de nuestra ciudad unos 1500 módulos alimentarios por mes a través de los Centros de Salud en cada área programática.

Se entregaban a su vez, módulos alimentarios especiales para acompañar personas con alguna enfermedad crónica como diabetes, obesidad, hipertensión arterial, dislipemia y celiaquía, con el objetivo de garantizar el acceso a productos sanos acordes a sus necesidades nutricionales.

Esta estrategia siempre estuvo acompañada con talleres de educación alimentaria nutricional y de cocina saludable en cada uno de los CAPS-CIC.

Paralelamente se implementaba una estrategia de acompañamiento alimentario para organizaciones sociales que estuviesen trabajando con familias de algunos barrios ya sea con meriendas o con alimentos frescos y secos para la realización de almuerzo y/o cenas.

En estos espacios de apoyo a la infancia y a la familia se llevaban a cabo aparte de la ayuda alimentaria, diferentes actividades recreativas, educativas, de promoción social y comunitaria. Hasta el 2019 existían 37 espacios comunitarios articulados al Municipio.

Con el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) se desarrolló un trabajo articulado entre el Estado Local y diversas organizaciones (clubes, iglesias, comisiones vecinales, grupos de vecinas y vecinos, militantes sociales y políticos, etc.) para construir una respuesta de urgencia a la situación nutricional a partir de la creación de comedores comunitarios. Esta respuesta consistió en apoyar con alimentos secos a estos espacios solidarios que de 34 pasaron a ser 54 para que cocinaran viandas que se distribuían entre familias necesitadas.

“Alimentos Cuidados”

En agosto de 2020 apoyándose en la actividad realizada desde el inicio de la pandemia, se implementó el programa “Alimentar con Cuidados” para lo cual se generó un sistema de producción y entrega de módulos a partir de las organizaciones que venían cocinando, que permitió una distribución más justa y equitativa de los alimentos, en un marco de cuidados relacionados a la pandemia evitando que las familias circulen en búsqueda de un plato de comida por distintos espacios comunitarios.

Las organizaciones sociales que llevaban adelante los espacios modificaron su operatoria de entrega de comida por un sistema de entrega de módulos alimentarios semanales que se distribuían a las familias destinatarias. También allí se realizaron talleres con referentes de los espacios trabajando sobre 3 ejes la soberanía alimentaria, sanitaria y económica.

Esta modalidad requirió de una ingeniería nueva para la realización de las compras, armado de módulos y distribución, debido a los volúmenes mensuales de mercadería que pasaron de 1600 a 8500 módulos, representando más de 60 toneladas de alimentos y una inversión cercana a los 10 millones de pesos mensuales.

Desde la Municipalidad destacaron que “estos espacios desarrollados por las organizaciones no sólo cumplieron una función alimentaria, sino que, aportaron a un sistema de apoyo integral que acompañó y resolvió diversas necesidades de la comunidad, constituyéndose en un pilar esencial en el marco de una red de cuidados”.

Dejá tu comentario